tiempo-muerto-sima

El SIMA Granada suma tres puntos muy valiosos, en una pista que acostumbra a ser muy exigente, para seguir escalando puestos en la clasificación de esta segunda fase. El conjunto de Rafa García firmó un gran partido para superar al conjunto local con claridad.

El partido arrancaba con una tremenda igualdad por parte de ambos conjuntos conscientes de lo que había en juego. La tensión se palpaba en el ambiente y cada balón se luchaba como si fuera el último. El SIMA Granada esperaba en la divisoria para mantener bajo control el peligro que generaba Pingu, pívot de Bujalance.

El conjunto cordobés generaba la mayoría de sus ocasiones a través del juego de pívot. La presión alta de ambos conjuntos para dificultar la salida de balón hacía que el encuentro se desarrollase con pocas ocasiones de manera que ambos guardametas no tenían, al inicio, demasiado trabajo.

Se adelantarían los nazaríes gracias a la pizarra de Rafa García. Kiko sería el encargado de abrir el marcador en el minuto 10’ tras una acción de estrategia, apareciendo junto al palo corto de la meta local para así deslizar el balón bajo las piernas de Manu.

Dos minutos después del gol de Kiko llegaba la expulsión y los problemas para el conjunto nazarí, ya que Dani Aguilera veía la roja directa por lo que los colegiados interpretaron como agresión. El SIMA Granada se defendió con uñas y dientes para lograr superar la inferioridad numérica sin encajar.

Camino del descanso, el conjunto de Rafa García colocaba el 0-2 en el luminoso. Fue en el 15’, tras un balón en profundidad de Kiko para que Emilio, desde la frontal, culminara de primeras arriba, con el empeine, para batir a Manu. En la celebración del gol, Emilio recibió una tarjeta amarilla por encararse con la grada.

Tras la reanudación, con un cambio en la portería local, entraba Zafra en sustitución de Manu. El partido llevaba la misma tónica que en la primera parte, presión alta por parte de ambos conjuntos para dificultar la salida de balón.

Nada más arrancar el segundo tiempo acortaba distancia el conjunto local por mediación de Antoñito, que remataba un balón libre de marca al segundo palo para colocar el 1-2 y meterse de lleno en el choque.

Cuando más apretaba Bujalance, apareció la conexión entre Migue y Arco, sirviéndole este último al segundo palo, para que el tanque firmara el 1-3, poniendo más tierra de por medio en el marcador.

Tras una protestada tarjeta amarilla a Jesús, el conjunto rojiblanco encontró una gran triangulación que finalizó el capitán, Juanmi, al segundo palo, para subir el 1-4 al luminoso del Pepe Montalbán.

El SIMA Granada comenzaba a elaborar más. Momento en que, una gran jugada de Emilio generaba una superioridad que, tras un par de pases, entregaba el balón a Kiko en la posición de pívot, descargando a su vez para Weche que definía a la perfección ante la salida de Zafra, con una portentosa y sutil vaselina ante la que nada pudo hacer el meta local.

Acto seguido los cordobeses dispusieron el portero jugador, perdiendo un balón que aprovechó Emilio, para definir a puerta vacía, firmando el 1-6 y dejando casi sentenciado el encuentro. A falta de pocos segundos, gracias al juego de cinco, Antoñito sellaría el definitivo 2-6. En la última jugada del partido, Jesús dispuso de un lanzamiento desde los diez metros que Zafra acertó a repeler.