Orgullo-Gay

Durante décadas, el 28 de junio fue conocido como el Día del Orgullo Gay, un nombre que ha evolucionado hasta perder su apellido para agrupar a toda la comunidad LGTBI+ que, en estas fechas, sale a la calle en los cinco continentes en marchas reivindicativas y desfiles festivos.

En Granada, a partir de las 19:30 de esta tarde, se ha convocado una manifestación en los Jardines del Triunfo por el Día Internacional del Orgullo LGBTI+. Este será el plato fuerte de un mes en el que las organizaciones y colectivos de la ciudad han desarrollado una programación completa de actividades de concienciación y reivindicación.

La comitiva partirá desde el Triunfo y acabará en el Paseo del Salón dando color y calor a todo el centro de la ciudad. Bajo el lema ‘Frente a su odio, nuestro Orgullo. ¡Ni un paso atrás!’, cada 28 de junio conmemora las revueltas de Stonewall «como ejercicio de memoria, reconocimiento y espacio de reivindicación en la defensa de nuestros derechos», a lo que añaden «que la elección del día no puede quedar sujeta a intereses económicos, partidistas o institucionales«. 

Las organizaciones reconocen que «estamos viviendo un contexto complicado, en el que pueden vivirse grandes retrocesos que frenen toda posibilidad de avances y conquistas de derechos» y apuntan que «es importante que la ciudadanía que quiere una sociedad diversa, libre, combativa y sin miedo se sume a la manifestación convocada porque cada una de nosotras cuenta y no vamos a dar ni un paso atrás«, afirman en la convocatoria a los medios de comunicación.

Historia

El 28 de junio se conmemoran los disturbios registrados ese día de 1969 en Nueva York entre la policía y la clientela gay del bar Stonewall Inn, una revuelta que marcó el inicio del movimiento en favor de los derechos de los homosexuales.

L y G de lesbianas y gais

La primera manifestación en España fue convocada en 1977 en Barcelona por el Front d’Alliberament Gai de Catalunya (FAGC) para exigir la derogación de la Ley de Peligrosidad Social.

Una norma que fue finalmente abolida en 1979 y que, en su artículo segundo, declaraba como peligrosos y susceptibles de ser sometidos a medidas de seguridad y rehabilitación a vagos habituales, rufianes, proxenetas, homosexuales, prostitutas, mendigos y toxicómanos, entre otros.

A las marchas de Barcelona se sumaron en años sucesivos las de Madrid, y asociaciones de activistas de distintos puntos del país decidieron en 1992 crear la Federación Estatal de Gais y Lesbianas (FEGL).

En el año 2000 se apuesta por visibilizar a las mujeres lesbianas y se invierten las siglas de la federación, que pasa a llamarse FELG. Y en 2005 consiguen su principal hito: la ley que abre el matrimonio a las personas del mismo sexo. 

T de transexuales

Es en 2002 cuando la FELG añade la T, colectivo que protagonizó las marchas del año pasado para reclamar una ley trans integral. El Consejo de Ministros dio este lunes finalmente luz verde al proyecto de ley para remitirlo a las Cortes.

La palabra transexual designa a la persona que se siente del género opuesto a su sexo biológico; nace con genitales y características físicas de varón, pero se siente mujer, o viceversa. 

Más amplia es la palabra «transgénero», personas cuya identidad de género no está de acuerdo con el sexo asignado al nacer.

La ley diseñada por el Ministerio de Igualdad simplifica y apuesta por el término «trans», permitiendo el cambio de sexo en el registro sin necesidad de informes psicológicos, tratamientos o intervenciones quirúrgicas.

B de bisexuales

La B apareció entre las siglas de la federación en 2007, para acoger en la organización a las personas que se sienten atraídas por personas de ambos sexos.

En el Gobierno que encabeza Pedro Sánchez, dos ministros han declarado públicamente su homosexualidad -el titular de Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el de Cultura, Miquel Iceta- y una secretaria de Estado, la de Igualdad, es bisexual: Ángela Rodríguez.

I+ intersexuales y más 

Fue en octubre del año pasado, en su último congreso, cuando la Federación de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales decidió visibilizar a los intersexuales añadiendo una «I»; y cerró las siglas con un «+» para acoger «al resto de identidades y orientaciones disidentes».

Se definen como intersexuales las personas que presentan características físicas de ambos sexos, que nacen con genitales externos que presentan una forma ambigua y, por lo tanto, no encajan en la clasificación estándar de mujer/hombre, según el Glosario de términos sobre diversidad afectivo sexual del Ministerio de Sanidad.

Y en el + se sitúan, por ejemplo, los «no binarios» o de «género fluido», personas que no se identifican con el binomio hombre/mujer.