almudena-grandes-biblioteca-zaidin

La escritora Almudena Grandes, una de las “grandes voces literarias de este país” y “granadina de corazón” da desde hoy nombre a la Biblioteca Municipal de la Plaza de las Palomas del Zaidín. Se trata, tal y como ha afirmado el alcalde de Granada, Francisco Cuenca, de una “muestra humilde y sincera de cariño hecha con el corazón y de devoción” de la ciudad a quien no solo ha sido un auténtico referente de las letras, sino también a una mujer comprometida con la paz y la libertad”.

“Granada homenajea a Almudena Grandes con un espacio público que tiene la palabra leída, la conciencia social y la reivindicación de los derechos fundamentales como la educación o la igualdad, como valor esencial”, ha afirmado Francisco Cuenca durante el acto en el que se ha descubierto el nuevo nombre de la biblioteca.

El alcalde ha hecho referencia al “símbolo de la conciencia plural” que es la Biblioteca Municipal del Zaidín, “metáfora de la voluntad de vecinas y vecinos por la supervivencia de los espacios públicos y culturales, de reclamo de la igualdad entre los barrios y de la palabra como herramienta para el respeto”. Por ello, ha apuntado Cuenca, “ningún espacio podría custodiar mejor el nombre de Almudena Grandes en la ciudad de Granada como esta biblioteca, que ha ayudado a construir un barrio y a defender su identidad”.

Cuenca también ha remarcado que estese trata de “un homenaje necesario” de la que siempre ha sido la segunda casa de Almudena a través de “un espacio donde la autora siempre podrá permanecer en contacto con sus lectores” y con todos los niños y niñas del barrio, que van a poder descubrir en los libros las mejores herramientas para aprender a vivir y ser mejores personas.

El acto de renombramiento de la Biblioteca ha contado, por supuesto, con la intervención del poeta granadino, director del Instituto Cervantes y viudo de Almudena Granes, Luis García Montero, quien se ha manifestado “profundamente emocionado y agradecido”, no solo porque el nombre de Almudena esté presente en esta biblioteca, sino también por todo el proceso que ha permitido hacer esto realidad, tras la propuesta de diversas asociaciones del barrio y aprobado por unanimidad en el Ayuntamiento de Granada.  

“El trato de mi ciudad a Almudena me emociona. Ella se hizo muy granadina de mi mano”, ha recordado García Montero, quien ha leído dos poemas inéditos que escribió durante la enfermedad de la escritora y tras su muerte y que aparecen ahora manuscritos en la última página de dos ejemplares de ‘Completamente viernes’ que el autor ha cedido a la biblioteca “en recuerdo de las emociones de este día”.

“Almudena hizo siempre una literatura de mucha calidad sin separarse de la realidad, tratado las experiencias de todos de forma personal, huyendo de la imagen del escritor que se siente elegido por los dioses o profeta iluminado, porque ella era una vecina, alguien que vivía la realidad, y de ahí su capacidad de conectar con la gente, siempre comprometida con la vida cotidiana”, ha manifestado el poeta.

Durante el acto, también el director del Festival Internacional de Tango de Granada, Horacio Rébora, ha leído un texto escrito por Cristino Pérez, catedrático de Psicología cuya infancia fue novelada por Almudena Grandes en su libro ‘El lector de Julio Verne’. Junto a él, la poeta Teresa Gómez ha leído un poema y un texto breve perteneciente a la obra ‘La madre de Frankenstein’ de Grandes, mientras que el pintor Juan Vida ha leído un texto inédito de la autora y la poeta Ángeles Mora ha recordado un fragmento escogido de la novela ‘El corazón helado’.

Por su parte, la concejala de Presidencia y presidenta de la Comisión de Honores y Distinciones, Ana Muñoz, ha apostillado que el Ayuntamiento acordó nombrar un espacio público para Almudena Grandes también haciéndose eco de la propuesta de diferentes colectivos y organizaciones del barrio: “Es un homenaje que supone un enorme motivo de orgullo para toda la sociedad granadina. No se me ocurre mejor lugar, un espacio de lectura, público, que durante años lleva dinamizando la vida cultual del barrio del Zaidín y conectando a sus vecinos, para que pase a llevar el nombre de Almudena Grandes y, con ello, permanecer en la memoria de la ciudad para siempre”.