Granada ha dado esta mañana un paso más hacia ‘La Huella Verde’. Mediante el inicio de la plantación de 7.000 árboles en una parcela cedida por el Ayuntamiento en Lancha de Genil. Se tratará del primer sumidero de CO2 de Andalucía y uno de los primeros del mundo de iniciativa público privada. El alcalde, Luis Salvador, ha avanzado que “vamos a seguir trabajando en la planificación de los espacios donde van las nuevas plantaciones para el desarrollo de ese Anillo Verde que transformará el skyline de nuestra ciudad”.

La iniciativa la ha impulsado la Federación de Hostelería

El primer edil ha querido además felicitar a la Federación de Hostelería “y a todos los empresarios que forman parte de ella, por esta iniciativa que surgió de su interés”, ha señalado. “En una situación muy complicada como tiene el empresariado en este momento, hecho de que estén aportando recursos y esfuerzo para la mejora del medio ambiente, todavía tiene más mérito”.

En el acto ha estado presente el presidente de la Federación Provincial de Empresas de Hostelería y Turismo, Gregorio García. Quien ha incidido en la importancia de esta iniciativa. «Hoy es un día muy especial e importante para Granada. El convenio que tenemos entre el Ayuntamiento de Granada, Federación de Hostelería y La Huella Verde sirve para reforestar 7.000 árboles durante 30 años, que es la cesión de los terrenos que el Ayuntamiento ha hecho. Se trata del primer sumidero de CO2 de Andalucía y el primero público privado del mundo. Una acción por la que en el futuro hablarán de nosotros. Un granito de arena para que el medioambiente sea mejor. Entre todos tenemos que trabajar para que Granada tenga más espacios verdes. El turismo lo va a agradecer y los granadinos lo van a agradecer».

La plantación forestal que se inicia en Lancha de Cenes contribuye potencialmente a la eliminación de CO2. Del mismo modo, a la mitigación del cambio climático con el almacenamiento de carbono en la vegetación y en el suelo. “Además, los beneficios ecológicos se traducirán en un aumento de la calidad de vida de los ciudadanos y el incremento del estado de bienestar de hoy día”, según ha reiterado  el regidor. “Además, Los sumideros de CO2 forman parte de los Mecanismos de Flexibilidad del Protocolo de Kyoto, que los incluye como un medio indispensable para reducir las emisiones de gases nocivos a la atmósfera”, ha añadido.