Andalucía ha quedado aislada del resto de la geografía española desde la pasada medianoche. Toda la comunidad inicia este viernes 30 de octubre un cierre perimetral completo con el que no se podrá entrar ni salir del territorio si no es con una causa justificada.

El objetivo de esta medida tan drástica es paliar los grandes efectos negativos que está produciendo la pandemia del coronavirus a lo largo de toda la región, ya que este pasado jueves los casos positivos se dispararon en todas las provincias. Con el puente de Todos los Santos por delante, el Ejecutivo andaluz pretende prevenir antes que curar.

La provincia de Granada no es ajena a la situación y ha quedado confinada por completo hasta el próximo lunes 9 de noviembre, día en el que finaliza la restricción. De este modo, los habitantes granadinos no podrán salir de sus municipios salvo por alguna razón justificada recogida en la normativa andaluza. Sí que podrán moverse sin problemas dentro del territorio de su población.

Además, Granada cuenta con unas medidas determinadas debido a que se halla en nivel 4 de alerta por coronavirus. El gran centro de las miradas es el sector de la hostelería, que podrá funcionar hasta las 22:30 horas, como confirmó la Junta. El Gobierno de Moreno ha concedido 30 minutos más de servicio antes las peticiones de los hosteleros. El toque de queda nocturno se producirá desde las 23:00 horas hasta las 06:00 horas en toda la región.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *