El aeropuerto de Granada contabilizó más de 9.000 pasajeros a lo largo del mes de febrero. Sin embargo, este mes se ha contabilizado un descenso de algo más de 4.000 personas y una caída del 90% respecto al año anterior.

Esta disminución de pasajeros como consecuencia del COVID-19 deja en evidencia el poco movimiento que hay entre ciudades y países extranjeros. Durante el comienzo del pasado año se registraron 183.857 pasajeros acumulados entre enero y febrero. Sin embargo, actualmente esa cifra ha bajado a 22.494, lo que significa un descenso del 87%.

El primer mes de este año, se han registrado un total de 13.293 personas. Mientras que en febrero, han seguido disminuyendo, pues ha llegado a 9.201, según los datos de Aena. Estos datos están marcados por los cierres perimetrales o prohibiciones para viajar a países extranjeros.