El cinturón metropolitano es la zona suburbana que se encuentra más próxima a la capital granadina y en la que viven más de medio millón de personas. A pesar de su proximidad, los servicios de cada localidad siempre han sido independientes, quedando limitados al término municipal. Uno de ellos es el transporte público, que ha logrado zafarse de la limitación con la misión de convertir la movilidad en sostenible.

El servicio de taxi de la capital, Cenes de la Vega y Pulianas sale del límite territorial para dar servicio en cualquiera de estos tres municipios. Así lo han acordado los tres alcaldes metropolitanos, una actuación que ya ha entrado en vigor. El objetivo es “construir una gran zona suburbana, mejorando los servicios que se ofrecen a la ciudadanía y contribuyendo al respeto del medio ambiente”, ha asegurado Luis Salvador, alcalde de Granada.

De esta manera, los más de 500 taxis de la flota de la capital estarán al servicio de los habitantes ceneros y pulianeros, y viceversa. Las flotas tanto de Cenes como de Pulianas podrán operar en Granada. El Ayuntamiento de la capital será el órgano regulador del servicio, por lo que los taxis de ambas localidades deberán someterse a los controles de seguridad, calidad o fiscales establecidos por el Consistorio granadino para poder llevar a cabo su servicio.

“Los alcaldes del área metropolitana tenemos que romper fronteras porque eso nos permitirá ofrecer un mejor servicio al conjunto de los ciudadanos. Ellos no entienden de término municipal, sino de necesidades“, ha afirmado Salvador.

La corporación que lidera Salvador ha asegurado que espera poder incluir en el futuro a más municipios del cinturón metropolitano en este acuerdo para que el servicio del taxi continúe saliendo de sus fronteras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *