“El hombre es un ser social por naturaleza”, decía Aristóteles. Entendamos hombre como ser humano, que nos queremos ahora entrar en polémicas que no vienen al caso. Cincuenta días, entonces, son demasiados para una persona sin relacionarse con sus semejantes. Y es ese tiempo el que llevaban los granadinos sin poder salir a la calle a pasear, correr, andar en bici o pegarle unas patadas al balón, en el caso de los más pequeños.

Desde el pasado sábado, los españoles podemos salir a hacer ejercicio físico en unas determinadas franjas horarias según la edad de cada uno. Y, aunque sea manteniendo las distancias de seguridad, el hecho de relacionarse con las personas con las que te cruzas alivia los síntomas de un buen número de semanas sin salir del hogar más que para las labores esenciales.

Los lugares favoritos de los granadinos

En Granada hay multitud de lugares atractivos para la práctica del deporte o para el paseo, pero hay algunos que se llevan la palma. El parque Tico Medina es uno de ellos, ya que es de los pocos espacios verdes de la ciudad que no se encuentran precintados. Cada día acoge, en las franjas correspondientes, a granadinos de todas las edades.

Las calles del centro no se quedan atrás. Paseos del Salón y del Violón, Carrera de la Virgen, Acera del Darro, Puerta Real, Reyes Católicos, Recogidas… Son otros ejemplos de lugares transitados en los últimos días por los granadinos, que ya tenían ganas de volver a disfrutar de su ciudad.

Por último, el enclave de La Alhambra y sus alrededores son otro de los epicentros de la actividad granadina en estos días. Cuesta de Gomérez, Carrera del Darro o Paseo de los Tristes son, aún en momentos como el que vivimos, algunos de los paseos favoritos. Pero, por encima de todos ellos, destaca el Mirador de San Nicolás, habitualmente punto neurálgico del turismo granadino. En estos días en los que los miles de visitantes que normalmente tiene Granada no pueden disfrutar de ella, se limita a acoger a los habitantes del Albaycín, que no quieren olvidarse (si es que fuese posible) de la belleza de un lugar así.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *