autoescuela-genil

El Senador, José Antonio Robles, en comparecencia tras una reunión con el presidente de la Asociación de Autoescuelas de Granada, José Blas, denuncia el caos en el que tiene sumido el Gobierno de España a las autoescuelas de la provincia de Granada. El problema es que no hay examinadores suficientes para dar tramite a las más de 15.000 personas que están esperando para examinarse del práctico de conducir.

Foto: Photographers Media

El Gobierno de España, a través del Ministerio de Hacienda, un verano más da la espalda al sector de las Autoescuelas de la provincia que atraviesan con estos retrasos en los exámenes una grave crisis económica potenciada por la pandemia de la COVID-19. No solo se produce un colapso en los exámenes prácticos, también se produce un retraso administrativo al pasar de 90 funcionarios a 70. “En Granada, se está examinando a la mitad de los alumnos que se podrían examinar si el Gobierno de la Nación mandara los refuerzos necesarios para cubrir bajas, vacaciones o realizara una reposición de la plantilla”, apunta Robles.

El senador por la provincia de Granada ya preguntó en la cámara el pasado mes de abril por el total de examinadores que existen para la Comunidad Autónoma. En el caso de Granada, el total de puestos es de 19 quedando 1 vacante y siendo 4 los examinadores de baja. El permiso B de conducir no es el único que se ve afectado, ya que los permisos de transportistas y camioneros también están siendo retrasados. “El Gobierno de España está lastrando la economía de Granada impidiendo que más de una treintena de granadinos que necesitan el carné de conducir para trabajar en el sector de las mercancías no pueda hacerlo debido al colapso administrativo por la falta de personal en la Dirección Provincial de Tráfico”.

Foto: Photographers Media

Por su parte, el presidente de la Asociación de Autoescuelas de Granada, José Blas, insiste en que “nuestro trabajo se termina cuando el alumno se ha examinado y aprueba, por lo tanto, si no se pueden examinar después de haber pagado las tasas correspondientes los que perdemos somos las autoescuelas y el alumno”..