despedida-monterrubio

Tras la lectura de la carta de despedida del granadinismo, Antonio Fernández Monterrubio respondía a las preguntas de los periodistas congregados en una sala de un conocido hotel de la capital. Monterrubio no rehuía a las diferentes cuestiones y admitió que “tenía dos temporadas más de contrato. No ha habido acuerdo, se me ha comunicado una carta de despedido, una rescisión”.

El exdirector general del Granada CF lamentaba las formas en las que se ha producido su despido: “La imagen del club merece mucho más respeto y los trabajadores que hemos dado todo lo que teníamos también. Mi opinión es que el Granada CF es un club señor y este tipo de decisiones son lícitas y hay que aceptarlas, pero hay otras formas de hacerlo”.

La justificación que ha buscado la propiedad para despedir a Monterrubio es una pérdida de confianza hacia su persona. En este sentido, Antonio ha asegurado que “desde el principio hubo una pérdida de confianza. Se me dice que sí la hay en la primera Junta General, cuando el presidente responde al representante de los pequeños accionistas, pero no era así. Se me han puesto todas las dificultades habidas y por haber“.

“Hay una persona sin poder ejecutivo que empezó a ejercerlo”

Con un aspecto algo demacrado, con ojeras y una pérdida considerable de peso, Monterrubio admite que lleva meses pasándolo mal: “La situación viene de largo. Se me ha intentado aburrir para que me marchase. Se me ha dado una carta de despido. Se han filtrado informaciones tendenciosas, falsas. Estos dos meses han sido muy desagradables e incomodísimos para el resto del grupo. Me he sentido acosado por los que están jurídicamente por encima. Hay una persona (Patricia Rodríguez) que, además del Consejo está en el día a día del Granada y sin poder ejecutivo empieza a ejercerlo”.

Con la conciencia tranquila

Tanto en la carta de despedida, como en el turno de preguntas, Antonio Fernández Monterrubio ha relatado que irá a los tribunales a defender su honorabilidad: “Al despedirme de forma disciplinaria a coste cero. Me voy a defender en los juzgados. Tuve una videoconferencia de presentación a finales de septiembre con Rentao Yi. Y mi siguiente contacto ha sido por e-mail hace unas semanas cuando puse en su conocimiento la situación que estaba viviendo el club. Llevan meses y meses buscando y no han encontrado nada ni lo encontrarán, pueden seguir buscando el tiempo que quieran. Tengo la conciencia tan tranquila que sé lo que he hecho. He cometido más aciertos que errores, y me cuesta decirlo porque suelo ser un tío bastante humilde. Que sigan buscando”.

También ha hecho mención a su despedida de la plantilla y cuerpo técnico: “El encuentro con la plantilla fue duro, emotivo, difícil, son situaciones difíciles para todos. Es un mal rato para todos los que estábamos aquí. La despedida con Diego fue dura, difícil. Intentamos que fuera corta. Sabemos lo que hemos vivido, lo que sentimos y lo que representamos cada uno. Esto hay que hacerlo rápido”.

Monterrubio espera que su salida no afecte a otros trabajadores del club “porque no hay ninguna razón objetiva y profesional para lo que ha ocurrido”. Respecto a su fututro, “primero quiero cerrar esta etapa con elegancia. Tomar unos días para pensar, y buscar nuevos proyectos y cosas que hacer. Seguro que lo mejor está por llegar y que habrá otro proyecto que me ilusione y me ocupe”.