autonomo-granada

La Consejería de Empleo, Formación y Trabajo Autónomo va a ampliar hasta 20 millones de euros la inversión en la próxima convocatoria del programa de Experiencias Profesionales para el Empleo (EPES). Se trata de una iniciativa que facilita prácticas profesionales a los desempleados y que alcanzará, gracias a esta inversión, los 7.500 beneficiarios.

Este incremento supone aumentar en cuatro millones la inversión que estaba prevista para la próxima convocatoria. De carácter bianual, se extenderá en los ejercicios 2021 y 2022, y se publicará en el mes de marzo.

La anterior convocatoria, que se ha desarrollado en 2019 y 2020, concluyó en el mes de diciembre con un balance “positivo”, según valoró la consejera Rocío Blanco. Se ha alcanzado un porcentaje de inserción laboral de un 32,5% de los participantes, lo que supone que 2.654 desempleados han encontrado un empleo tras participar en las prácticas profesionales que han organizado 61 entidades colaboradoras.

Entre ellas, se encuentran empresas, ayuntamientos, organizaciones sin ánimo de lucro o universidades. Además, el programa ha contado con el respaldo de 120 técnicos de estas entidades.

Nuevo incentivo

La próxima convocatoria prevista para marzo consolidará novedades introducidas en el desarrollo del programa desde 2019. Por ejemplo, la obligatoriedad del alta en el Régimen General de la Seguridad Social de las personas beneficiarias, acabando así con situaciones creadas en convocatorias anteriores a 2018 con respecto al desarrollo de las prácticas cumpliendo estrictamente con el marco legal.

Aunque la principal novedad de esta próxima convocatoria será la posibilidad de que los beneficiarios, una vez finalicen las prácticas, puedan acceder a un incentivo a la contratación. Así, se pondrá en marcha en los primeros meses de este año este nuevo incentivo novedoso y específico para que las entidades participantes en EPES puedan contratar con carácter indefinido a las personas que han realizado prácticas no laborales en el mismo centro de trabajo en el que las han llevado a cabo.

Esta línea de ayudas cuenta con un presupuesto inicial de cuatro millones de euros y prevé incentivar la contratación de manera indefinida de 420 desempleados participantes en EPES en un año. El incentivo está dotado con una ayuda de 8.000 euros para la entidad empleadora por cada nuevo contrato indefinido que formalice, a jornada completa, con una persona que haya realizado las prácticas en su centro de trabajo.

La cuantía se incrementará un 10% cuando la persona contratada sea mujer. La contratación deberá formalizarse en el plazo máximo de seis meses desde el día siguiente a la finalización de las prácticas y debe mantenerse por un período mínimo de 18 meses, ininterrumpidamente.