Hoy es día de Corpus. Será un Corpus diferente. Hoy no saldrá la Custodia, igual que ayer no salió La Tarasca, aunque se expusiera en la Plaza del Carmen para todos los granadinos. Tampoco podrá verse a las granadinas engalanadas con sus vestidos de gitana por toda la ciudad camino de la feria de Granada. Y, aunque seguirá siendo uno de los tres jueves del año que brillan más que el sol, como dice el dicho popular, no será lo mismo.

Una feria de Granada desierta

Tampoco será lo mismo si nos vamos hasta un deshabitado recinto ferial, que en circunstancias normales debería ser hoy, igual que anoche, el epicentro de la actividad granadina. ¿Existe el granadino o visitante que llega al ferial y no comienza la noche con un chato de vino y su barquillo? “A mí no me gusta”, dirán algunos. Lo siento por ellos. Sea como sea, las casetas y las barracas le gustan a todo el mundo, y hoy tampoco estarán allí.

La Gaceta de Granada ha tenido la oportunidad de compartir un rato de conversación con empresarios caseteros y feriantes. Y ambos coinciden en algo: la suspensión de la feria es muy triste, más allá del dinero que se pierde o deja de ganarse, por el ambiente que se suele crear en semanas así. “Para los que disfrutamos la feria, esta va a ser una semana rarísima”, nos dice uno. “Ayudaría a animar a la gente en esta situación que estamos pasando”, nos comenta el otro.

Las casetas, lugar para disfrutar el Corpus más auténtico

Antonio Artacho es un empresario hostelero propietario de cinco locales en Granada entre los que hay pubs, restaurantes y una taberna irlandesa. Además, es socio de la caseta Carmela, punto de reunión habitual de los jóvenes granadinos en las noches de feria. “Nuestro objetivo en Carmela no es económico, así que en ese sentido no afecta demasiado. No tenemos trabajadores, somos los socios de la caseta quienes trabajamos toda la semana en ella”, nos cuenta Antonio.

Photographers Media

Eso no significa que la suspensión del Corpus no afecte: “Desde que tengo uso de razón, siempre he acudido al Corpus. Y mi primera caseta la monté hace 9 años. Desde entonces siempre he repetido montaje y da mucha pena el saber que ahora mismo estaríamos ultimando detalles, colocando las últimas macetas y tomándonos las primeras cervezas en los descansos del montaje (hablábamos con Antonio a finales de la semana pasada)”. A Antonio le duele la suspensión del Corpus, pero reconoce que hay quien lo pasa aún peor: “Quién peor se lo ha tomado es nuestro presidente. D. Emilio Almagro Martínez, ya que, aunque a todos nos hace mucha ilusión nuestra feria de Granada, para él es algo más”.

Clientes nostálgicos por las memorias de años pasados

Y no solo para ellos es una pena que no haya Corpus este año, también para los muchos amigos y clientes que se daban cita en su caseta. “Nos ha hablado mucha gente estos días con nostalgia”, nos cuenta Artacho. Y añade que “todos estamos concienciados con el grave problema que estamos atravesando y de acuerdo en que la salud es lo primero. Que no iba a haber feria lo teníamos asumido desde ya bastantes semanas, así que no queda otra que pensar en pasar página para pensar en la que viene”.

Y así es. Antonio y sus socios, así como el resto de organizadores de casetas, ya piensan en el año que viene: “Todas nuestras ideas para este año están a buen recaudo para sumarlas a las del Corpus 2021 donde nos volcaremos para que todo salga mejor que nunca y ayudemos a compensar este necesario cierre de 2020”. Seguro que la gente se lo agradece, después de un año sin disfrutar de la semana más granadina.

Las casetas son, para muchos de sus organizadores, una forma de vivir más intensamente la semana de Corpus, como es el caso de Antonio. Pero quien se gana la vida viajando entre ciudades y pueblos durante varios meses al año son los feriantes. Para ellos, este parón económico y la suspensión de muchas de las ferias de Andalucía está suponiendo un problema mucho mayor.

Los feriantes son los más afectados

Miguel Ángel Antúnez es el vocal de la Asociación de Feriantes de Andalucía, Ceuta y Melilla. Y en su primera intervención es cristalino: “La situación está siendo ruinosa”. A esto, añade que “son muchas familias las que se están viendo afectadas. Hay familias enteras que viven de la feria de Granada y muchas otras y de poder poner a funcionar su atracción. Está siendo todo un poco caótico. Esperemos que cambien pronto, por el bien de todos”.

“Es erróneo pensar que los gastos de un feriante se reducen a las tasas por colocar la atracción. Son muchos gastos en mantenimiento, gasoil, transporte, etc.”, continúa Antúnez, visiblemente preocupado. “El Estado de Alarma nos ha pillado en el peor momento, nos ha cogido en fuera de juego. No es que en invierno no trabajemos, pero no facturamos. Cuando nos quedaba una semana para empezar a facturar ha llegado toda esta situación”, reconoce Miguel Ángel.

Foto: Photographers Media

La feria de Granada era una de las que más nos ayudaba a facturar. Se trata de una ciudad grande, con una de las ferias más importantes de Andalucía. Sin duda que la suspensión del Corpus nos afecta mucho”. Además, prosigue Antúnez, “al ser una feria previa al verano, a muchos de nosotros nos ayudaba a pagar las tasas de ferias posteriores, como la de Málaga, que es en agosto”.

Sin trabajar todo el verano

Al igual que nuestro anterior protagonista, Miguel Ángel Antúnez asumía desde hace semanas la suspensión de la feria de Granada. El varapalo ha llegado hace escasos días: “Linares se estaba moviendo, nos estaba llamando a los feriantes con intención de hacer fiestas. Málaga también estaba dando pasos en positivo, lo cual hubiera sido importantísimo. Pero nos han dicho hace poco que hasta septiembre no podremos trabajar, como mínimo. Y nuestros meses más productivos son los que van de abril a agosto. Es un desastre”.

Piden que les dejen trabajar

La situación ha llevado a los colectivos de feriantes a pedir explicaciones y reivindicar lo suyo: “Estamos en conversaciones con la Junta, con ayuntamientos, incluso intentándolo con el Gobierno central. Nosotros queremos trabajar, solo pedimos eso, que se nos deje trabajar”. La semana pasada se manifestaron con una rodada silenciosa en Sevilla. Hace escasos días entra Aguilar de la Frontera y Lucena en Córdoba. Y enseguida vendrán Huelva y de nuevo Sevilla. Es su forma de pedir que les permitan desarrollar su actividad.

“Lo tenemos todo listo para poder ofrecer nuestras atracciones y nuestros servicios de forma segura. Llevamos tiempo trabajando con expertos en un protocolo de seguridad que ayude a que la gente pueda disfrutar de nuestras atracciones sin riesgo”, dice Antúnez, con cierta esperanza de poder trabajar cuanto antes. Y finaliza: “Estoy seguro que en cuanto se anime un ayuntamiento a darnos permiso, los demás irán detrás, porque podemos hacerlo todo bien y sin causar problemas”.

Sea como sea, este Corpus tan distinto, para trabajadores y visitantes, no será fácil de olvidar. Ayuntamiento, organizadores de casetas y feriantes trabajan ya para que el de 2021 sea la mejor feria de Corpus de la historia. Los granadinos, ya sea de nacimiento o adopción, se lo agradeceremos a todos. Y esperamos que, por motivos bien distintos, el Corpus del año que viene sea uno que no podamos borrar de nuestra memoria en muchísimo tiempo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *