niño-granada-andalucia

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha puesto en marcha la campaña de acogimiento familiar ‘Solo quiero un hogar’. Pretende concienciar a la sociedad de la necesidad de dar a 380 niños y adolescentes de centros de protección de Granada la oportunidad de vivir temporal o permanentemente en un hogar. La campaña tiene por objetivo fomentar y difundir las opciones de acogimiento familiar en la provincia.

“Si tenemos en cuenta que la mayoría de los menores acogidos en estos centros tiene más de 6 años, es obligación de la Administración hacer visible su realidad. También debemos motivar a la ciudadanía para que participe de manera activa en su vida y les ayude a desarrollarse en una familia”, ha destacado la directora general de Infancia, Antonia Rubio.

Como ha relatado Rubio, unos 3.500 niños en toda Andalucía “esperan una familia de acogida temporal o permanente. Asimismo, en Granada, 99 familias ajenas han escuchado la llamada de estos niños y disfrutan abriendo su hogar y su corazón a quienes lo necesitan. Gracias a ello, 134 menores han encontrado en estas familias un hogar donde vivir mientras se trabaja con sus familias de origen”.

La directora general ha aseverado que esta campaña “vuelve a demostrar el compromiso de la Consejería de Igualdad con la infancia más vulnerable. Va dirigida a la consecución del gran objetivo que nos hemos marcado. Que cada niño o niña que haya sufrido la separación de su familia biológica tenga un hogar. Porque necesitan una familia para su desarrollo integral y afectivo y para prevenir situaciones de riesgo y violencia”.

La convivencia familiar permite a los menores que buscan un hogar establecer vínculos afectivos seguros. Además, aprender y disfrutar de la convivencia familiar como estilo de vida, crear un sentimiento de pertenencia y reparar el daño que hayan sufrido.

‘Solo quiero un hogar’

Esta nueva campaña sobre acogimiento familiar se dirige a las personas adultas, a cualquier tipología de familia, siendo lo más importante su compromiso con la infancia. Los únicos requisitos que se necesitan son voluntad para el acogimiento y capacidad para cubrir las necesidades físicas, psicológicas, afectivas y sociales de los niños, niñas y adolescentes del sistema de protección.