zona-norte-granada-edificios

El defensor de la ciudadanía, Manuel Martín, el párroco de La Paz, Mario Picazo y representantes de colectivos y agentes sociales que trabajan en los barrios de Norte de la capital, han invitado esta mañana a los granadinos a sumarse el próximo jueves a una concentración silenciosa para seguir pidiendo a Endesa y a las administraciones “que acaben con el problema de las interrupciones de suministro eléctrico”; una manifestación que tendrá lugar cuando se cumplen dos años del encierro protagonizado por Martín y Picazo “para visibilizar el problema y por la dignidad de los vecinos afectados”.

En una presentación informativa celebrada esta mañana, el defensor ha subrayado que “si bien en estos dos años ha habido avances y mejoras, aún el problema persiste y las familias sufren apagones, es decir, siguen con cortes por parte de Endesa, cortes de un suministro eléctrico necesario para alumbrar sus hogares, encender sus electrodomésticos, y levantar las persianas de sus negocios”

“En este tiempo ha habido gestos y se han alcanzado compromisos en nombre y a favor de las familias de Norte que pagan sus facturas y sufren las interrupciones; ha sido inmensa la cadena de apoyo; ha habido reuniones de la Mesa institucional; la comisión de quejas del Parlamento Europeo ha admitido la solicitud cursada por este defensor ante la posible vulneración de derechos; la ONU ha mostrado interés por el problema granadino; y ha habido inversiones por parte de Endesa” ha recordado.

No obstante, para el defensor de la ciudadanía, “aunque se han dado pasos, el problema no se ha resuelto, y aquí es importante subrayar que no se cuentan todas las realidades ni todos los vecinos se prestan a dar sus testimonios”.

Manuel Martín ha puntualizado que además: “hay gente que quisiera mudarse a otro barrio porque vivir con cortes continuos de luz afecta a todos los aspectos de la vida, pero resulta que tienen ahí su casa o su local o su empresa o su vida y mientras tanto, hemos sabido que el precio de la luz ha rozado récords históricos duplicándose respecto de diciembre 2019; hemos sabido que la española es la factura eléctrica más cara de Europa y que Endesa repartirá dividendos millonarios y disparará el beneficio un 12% hasta 2023”.

Para el defensor, este jueves 7 de octubre “es una fecha simbólica para exigir a Endesa que  asuma errores, siga realizando inversiones necesarias y repare daños; que ponga a disposición de los vecinos y vecinas un número de teléfono específico y directo para estas familias y no una máquina y que, en todas sus actuaciones e intervenciones públicas, nunca criminalice, estigmatice o alimente prejuicios sobre todo un barrio, ya que además de ser sesgados y a veces falsos, refuerzan la fractura social, el miedo, el rechazo y la exclusión social”.

En sus palabras, también es preciso “instar al Gobierno de España “a que destine los recursos económicos que sean necesarios para dar alternativas y soluciones de empleo, vivienda, educación y equipamientos a la población de este distrito”. En este 7 de octubre, “solicitamos a todas las administraciones que ofrezcan una solución integral y, aunque sabemos que es una causa compleja, también es cierto que no existen causas imposibles, sino complejas, y en este caso, al ser justa, algún día la ganaremos”.

Para lograr “la máxima participación y la implicación ciudadana con esos vecinos nuestros de Norte”, el defensor ha pedido asistencia a la convocatoria, prevista a las 19:30 hs en la puerta de la iglesia de San Francisco, así como su difusión en la red social twitter con los hastags #nadiesinluz  #nortenotecortes y #luzparadistritonorte

Para finalizar ha reiterado: “en septiembre de 2019 hicimos el primero de los encierros y deseamos que sea el último, pero, caso de que el problema no se resuelva, seguiremos actuando, recabando apoyos e impulsando cuantas medidas y actuaciones estén en nuestra mano para acabar por completo, de una vez y para siempre con esta lacra social que afecta a un distrito de la ciudad y, con él y desde él, afecta a toda Granada”.

También en el marco de los dos años del encierro, se realizarán unos encuentros en la Universidad para concienciar a la comunidad universitaria sobre el problema y recoger adhesiones a la petición al parlamento Europeo. Será el miércoles por la mañana en la facultad de Trabajo Social, y la semana siguiente, en las facultades de Derecho y Ciencias Políticas.

En la misma línea, el párroco de La Paz, Mario Picazo ha recordado que se trata de barrios vulnerables, por lo que ha hecho una llamada a las instituciones “para tomar el problema en serio y que se actúe en conjunto”.

También han intervenido algunas vecinas del distrito como Francisca Soto, para quien “llevamos nueve años con cortes, este verano ha sido duro con interrupciones de 7 hasta 11 horas de duración que nos han obligado a tirar comida en mal estado por la desconexión de las neveras; a estar sin ventiladores; y hay gente que necesita guardar la insulina en el frigorífico”. También ha hablado en nombre de sus vecinos, Rosario García, que ha subrayado que “resulta vital que no criminalice a todo un barrio lleno de gente honrada y trabajadora que paga su factura de luz y tiene los mismos derechos que el resto de la ciudadanía”.

“Nos tienen que devolver nuestra dignidad”, ha concluido y al respecto ha pedido a los medios de comunicación que “nos ayuden a que se nos vea de otra manera”.