El Granada CF recibe este jueves al PAOK FC en el segundo partido de la fase de grupos de la Europa League. El cuadro griego, tricampeón de la Liga helena en 94 años de historia, escribirá un nuevo capítulo en la historia rojiblanca. Por un lado, el PAOK nunca se ha visto las caras con los rojiblancos. Por otro, el Granada nunca ha disputado ningún choque frente a ningún club griego. Por último, esta será la primera vez que el estadio de Los Cármenes acoja un partido oficial de un torneo continental.

Razones hay de sobra para conocer la importancia del duelo, más allá de los tres puntos que hay en liza. Además, será un día para el reencuentro. Dentro de la expedición helena se halla Sverrir Ingi Ingason. El central islandés, que ahora brilla en el PAOK, vistió hace un tiempo la rojiblanca horizontal. De hecho, es uno de los pocos vestigios de ese horrendo Granada que descendió a Segunda tras un curso nefasto lleno de ilusiones rotas.

En 2016, la compañía asiática Wuhan Double afrontó la compra del club nazarí por unos 37 millones de euros. De esta manera, salieron Quique Pina y la familia Pozzo y entró John Jiang, el que ha sido presidente del Granada hasta el pasado mes de septiembre.

Con la llegada del empresario chino parecía que llegaba también la prosperidad más absoluta de la mano de la máxima ambición. Aunque su primer objetivo fue ayudar al club a tener “un futuro mejor” y “sin sufrimientos” -como aseguró en una entrevista con el diario MARCA-, Jiang no rehuía la idea de entrar en Europa “en tres años”. Sin embargo, todo pareció derrumbarse como un castillo de naipes.

FOTO: Pepe Villoslada/Granada CF

Mal inicio

Para su primera temporada, con el Granada aún en Primera, Jiang confió la parcela deportiva a Javier Torralbo, más conocido como ‘Piru’, un integrante de Media Base Sports, la empresa que compuso la estructura interna del club. Mala idea. La primera decisión de ‘Piru’ fue contratar a Paco Jémez como entrenador entregándole pleno poder de decisión. Así, el técnico decidió dejar marchar a la gran columna vertebral del Granada del momento ante las promesas en materia de fichajes competentes que nunca se produjeron.

Fran Rico, Rubén Pérez, Babin, El Arabi o Ricardo Costa salieron y dejaron su hueco para los Andreas Pereira, Toral, Artem Kravets, Ezequiel Ponce, Boga o Rubén Vezo. Futbolistas que nunca llegaron a cuajar y que vieron cómo su entrenador era el primero en abandonar el barco. Tras seis jornadas de no muy buenos resultados, Jémez fue destituido del cargo. A lo largo del curso, por aquel mismo banquillo pasarían Lluis Planagumá, Lucas Alcaraz o Tony Adams. Esperpento total.

Con la llegada del mercado invernal y el Granada hundido en la tabla, ‘Piru’ se puso manos a la obra. La pesadilla se estaba convirtiendo en realidad, pero aún quedaba tiempo para solventarlo. Una horda de nuevos jugadores repoblaron el vestuario rojiblanco con el objetivo de sacar a flote al equipo. Y, por un momento, lo cumplieron.

El patíbulo no funcionó

Tres victorias en casa frente a Las Palmas, el Betis y el Alavés hicieron ilusionarse de más a una afición acostumbrada al sufrimiento y también a las bromas de mal gusto de aquella temporada. Esos fueron los tres únicos triunfos de toda la segunda vuelta que, sumado al conseguido ante el Sevilla en la primera, dejaron al Granada con cuatro victorias en 38 partidos. El resto es historia.

Entre esos ‘Doce del Patíbulo’ a modo de refuerzos, se hallaban jugadores como Adrián Ramos, Wakaso o Ingason. El islandés llegó procedente del KSC Lokeren belga y se marchó por la puerta de atrás tras aquel horror de temporada. Se dejó llevar por el caos defensivo y la mala dinámica que acompañó durante todo el año al equipo, que llegó a reunir una veintena de nacionalidades entre la veintena de jugadores que formaron sus filas. Años más tarde, Ingason ha conseguido olvidar aquel infierno enrolado en el PAOK.

FOTO: PAOK FC

Héroe griego

“Para mí ha sido el mejor fichaje que ha hecho el PAOK en la zaga en los últimos años. Llegó como suplente de Crespo y Varela, pero fue haciéndose un hueco en el once con el tiempo”, asegura el responsable de ‘PAOK Spain’, una cuenta de Twitter que sigue la actualidad del club heleno en castellano. “Llega a Los Cármenes, donde cumplirá su partido número 50 con el PAOK, como titular asentado en el 3-4-3 del entrenador Abel Ferreira”.

Se puede decir que Ingason cayó de pie en el ‘Águila Bicéfala’. Tras su llegada en enero de 2019, el PAOK se alzó con el doblete de Liga y Copa al final de aquel curso, algo que jamás habían conseguido los blanquinegros. “Su rol al llegar fue secundario. Era un jugador de rotación y de Copa. Ganó mucho peso al año siguiente y te puedo destacar que hizo tres goles en el derbi ante Olympiacos, en el campo del Panionios y en casa contra Asteras Tripolis”.

Establecido en Salónica y con metales colgando de su cuello, Ingi Ingason llega a Granada para recordar que en los malos momentos puede brillar una diminuta luz llamada esperanza. Tras el descenso del Granada, el central vivió grandes momentos en el Rostov ruso antes de llegar al PAOK, donde ha tocado la gloria. Por su parte, los rojiblancos se han metido en Europa un año después de la predicción de su ex presidente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *