javi-garcia

El Granada CF buscará meterse por primera vez en su historia en los cuartos de final de una competición continental. Los de Diego Martínez están haciendo soñar a toda una ciudad con su gran campaña por Europa. Hace quince años, el panorama era bien distinto. Bien lo sabe Javi García, leyenda rojiblanca que vivió todos los ascensos del club ya fuera de corto o de largo pero, eso sí, pisando el césped.

Etapas en el Granada: “Entro al Granada en infantiles y ya de ahí hasta el primer equipo. Tuve una primera etapa en 1995 con Lucas Alcaraz como entrenador, que me hizo debutar. Estuve dos o tres años hasta el ‘murcianazo’. Luego me voy al Lleida y vuelvo al Granada con 27 años, procedente del Recreativo de Huelva. Estaba en Primera, había jugado la final de la Copa del Rey… Pero me llama Paco Sanz -expresidente del Granad- y me presenta el proyecto de Tercera. Son las cosas en las que te da el pálpito y lo tienes que coger. Siempre he concebido que el Granada estaba demasiado abajo para lo que era. Me quedo hasta mi retirada por la rodilla, cuando subimos a Segunda”.

Paso al cuerpo técnico: “Siempre he querido seguir ligado al club tras mi retiro. Cuando finalizo mi carrera como jugador, desde el club me comentaron que querían que siguiera en el cuerpo técnico. Cuando Quique Pina cogió el equipo, me propuso ser segundo de Fabri. Fue una etapa muy bonita”.

De ascenso en ascenso: “Tengo todos los ascensos con el Granada. Como jugador, subimos de Tercera a Segunda B y de ahí a Segunda. Ese año -en 2010- me retiro y me reengancho como segundo entrenador con Fabri para hacer la historia del Granada con el ascenso a Primera. Ahí empieza todo. Dos ascensos consecutivos. Nos plantamos en Primera con gente muy humilde, con mucha gente que estuvo en Segunda B y con algunos retoques. Hicimos dos temporadas muy buenas”.

Salida del Recreativo: “El fútbol da muchas vueltas. Estaba en el auge de mi carrera. En primera, jugando una final de Copa, ya llevaba cuatros años en Segunda en el currículum… Pero Paco Sanz me llama y me presenta un proyecto bonito. Me dio confianza para volver a mi casa y para llevar al Granada adonde está. No lo pensé. Me dejé guiar por el corazón”.

Cambia la historia… en Europa

Cerca de los cuartos de final: “El vello se me pone de punta. Vives toda la historia, las penurias que hemos vivido… Es un año bonito que estamos disfrutando los granadinistas. Es un equipo que cree en el míster. Así se hace un equipo, confiando en el entrenador. No creo que se confíen ante el Molde. Veremos a un Granada que nos hará disfrutar con la Europa League”.

Del albero a Europa: “Hay un año de inflexión con Paco Sanz. Estamos siete meses sin cobrar. Ignacio Cuerva y sus hermanos nos comentan sus intenciones de hacerse cargo del club y sobre la llegada de Quique Pina. Esa plantilla se merece un respeto. Estuvimos a punto de perder la categoría y hubo gente que no llegaba a fin de me. Se portaron muy bien”.

‘Cantera’ granadinista: “Supone el cambio total del club. Cuando tenía 18 años y el Granada jugaba en Segunda B, en el ‘viejo’ Los Cármenes, todo el mundo era del Barcelona o del Real Madrid. No había granadinismo. Ahora la tortilla ha cambiado por completo. Cada niño se hace granadinista desde que nace. Así tiene que ser”.

COVID 19 y estadios vacíos: “Esa es la pena de todos. Ha sido un año complicado para todos. Hay gente que ha perdido familiares, ha perdido negocios, su empleo… En cambio, es el mejor año del Granada… y no se puede asistir al estadio. Tenemos que aprender a sobrevivir a esta etapa”.