Julio Catalá

Tras la derrota en el Municipal de Armilla contra el Real Jaén, Julio Catalá, entrenador del Arenas de Armilla, argumentó que se vivió “Un partido con muchas fases. Sentíamos que gozamos del control y cuando mejor estábamos llegó el gol de Antonio López. No supimos reaccionar hasta el descanso, pero en la segunda quisimos ir a por el empate. Se produjeron muchos parones, algo que no nos benefició y cortó el ritmo”.

“Llevábamos ya casi dos años sin perder en casa. Sabíamos que ante el Jaén llegábamos con muchísima ilusión, pese a la complejidad de la entidad del rival. Luchamos, intentamos sacar la casta y por diversas circunstancias no quiso entrar la pelota” expresó el técnico arenero.

Julio Catalá
Foto: Arenas de Armilla

Por otro lado, Catalá destacó que “el fútbol no se puede medir en un resultado.
Se gana, se empata o se pierde, pero hay que quedarse con el trabajo diario.
La afición estuvo de diez y el ambiente fue un espectáculo”.