Corría el minuto 89 del partido entre el Arenas de Armilla y el Atlético Malagueño el pasado domingo cuando la escuadra de la Costa del Sol ya se lamía ante la ocasión de lograr batir una estadística más que considerable. Con el 0-1 provisional, todo apuntaba a que Julio Catalá iba a conocer su primera derrota como local desde que se hiciera cargo del banquillo tricolor en noviembre de 2021. Sin embargo, su equipo no solo consiguió empatar, sino que le dio la vuelta al marcador en un descuento para la historia y cuyo resultado le vale para seguir líder del grupo noveno de Tercera en el curso de su retorno a la categoría una década después.

Tras el gol de Parra en el último suspiro, la carrera del técnico por la banda en dirección a sus jugadores recordó aquella de Pep Guardiola en Stamford Bridge con el gol de Andrés Iniesta en 2009. Era la liberación, pero sobre todo la ilusión, lo que se adueñó de un entrenador que llegó de la nada con un difícil reto por delante en División de Honor y que hoy comanda a un histórico del fútbol provincial desde lo más alto.

En Armilla ha sabido encontrar su casa y su fortín. De sus diecisiete encuentros en el Municipal, ninguno se contabiliza con derrota. Catalá tiene en su balance la friolera de catorce victorias y tres empates.

Foto: Arenas de Armilla

Fuertes en casa

Esos números no solo se quedan ahí. El Arenas, que actualmente presume de ser el club granadino que más afición arrastra a su feudo entre las categorías no profesionales del balompié granadino, no pierde un partido liguero en casa desde el pasado 10 de enero de 2021. El Baeza fue el último rival que asaltó el Municipal de Armilla. A partir de ahí, se han jugado veintinueve compromisos domésticos, de los cuales dieciocho fueron victorias y once finalizaron en tablas.

Próximamente, en una temporada de altos vuelos, habrá históricos como Real Jaén, Marbella, Motril o Huétor Tájar que visitarán el coliseo metropolitano. Mantener esa condición de invicto no será sencillo, pero los Velázquez, Fran Machado, Juan Carlos, Ezequiel, Falín, Dani Benítez y un largo etcétera de futbolistas capitaneados por Julio Catalá han demostrado que arrebatarles los puntos en casa se antoja todavía más complicado.