El Granada CF se enfrentará a la AD San Juan en la primera ronda de la Copa del Rey, un club de Tercera que supone un pilar fundamental de la sociedad pamplonica en cuanto a la promoción del deporte base, la cultura y el arte.

A pesar de que el conjunto rojiblanco no es ningún coloso, no deja de ser un club de la máxima categoría nacional. Con más de 30 temporadas en la cuarta división del balompié patrio en su haber, para los navarros la eliminatoria de Copa supone una ocasión única de enfrentarse a todo un histórico de Primera.

“Estamos con muchas ganas y con mucha ilusión por ver a San Juan en una eliminatoria así. Queríamos que nos tocase un Primera División y así ha sido. Estamos muy contentos por eso”, ha declarado Ander Iriguíbel, capitán del San Juan.

El atacante del cuadro pamplonica asegura que “la eliminatoria está muy difícil, ya que ellos son un equipo profesional de Primera, que el año pasado hizo una gran temporada y que este año está en la Europa League”. Aún así, no sería la primera vez que la estadística salta por los aires. Precisamente, esas sorpresas que facilita el nuevo formato engrandecen a la Copa, torneo donde ya no está tan claro que el pez grande se termine comiendo al pequeño.

“Espero un partido muy complicado, ante un rival muy superior. Pese a ello nada nos va a quitar la ilusión y las ganas con las que vamos a salir. Vamos a dar guerra y a ver hasta dónde llegamos. Nuestra filosofía es esa. ¿Por qué no vamos a poder darles un susto?”, se pregunta Aritz Zabaleta, segundo capitán del club navarro.

Los efectos de la pandemia

Sin duda, la AD San Juan vivirá el próximo miércoles 16 de diciembre uno de los grandes momentos de su larga historia. “Nos tomamos el partido como un premio a las buenas temporadas que venimos haciendo en San Juan durante los últimos años”, confiesa Zabaleta.

Sin embargo, la pandemia se hará notar en la noche copera. “Lo malo es que no podrá haber público para que todo el mundo pueda disfrutarlo”, se resigna Iriguíbel. Son las consecuencias de una temporada convulsa que, por otro lado, no impedirá soñar tanto a Granada como a San Juan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *