El Patronato de la Alhambra y el Generalife sigue estudiando los posibles riesgos provenientes de los terremotos de las últimas semanas. Por ahora siguen en evaluación continua pero no se han encontrado daños estructurales.

 La directora del Patronato de la Alhambra y Generalife, Rocío Díaz, ha anunciado que el trabajo se inició el pasado sábado. Una vez se detectó el terremoto de 4,4 grados de magnitud con epicentro en Santa Fe.

De momento, el monumento granadino sigue abierto para sus ciudadanos. Ya que la ciudad sigue cerrada perimetralmente y no pueden acudir visitantes turistas. También se ha informado de que existe un “plan de evacuación” ante cualquier suceso. Además, se facilita “información diaria a los trabajadores” sobre las acciones que se puedan derivar de los últimos terremotos.

La labor de los técnicos es comprobar si hay fisuras y si estas pueden derivar en algún tipo de desprendimiento. Están alerta ante cualquier suceso que pueda suceder y aseguran que están preparados para ello.

En la Cuesta de los Chinos se detectaron algunas fisuras en el suelo y oquedades. Por lo que hay riesgo de desprendimiento, por ello sigue estando cerrada para la visita del público.