Lo que empezó como una crisis sanitaria se ha convertido en una terrible crisis económica y financiera en el mundo entero. Y en España los estragos están siendo más que evidentes también en un sector con más de tres millones de afiliados: Los autónomos. El primer trimestre de año ha destruido 168.000 empleos.

Los datos actuales ofrecidos por la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA) dejan la cruel realidad de un sector masacrado por el virus y por las condiciones del mercado actual. Tanto es así que se contabilizan 168.205 empleos menos entre empleos de asalariados que estaban bajo el paraguas de un autónomo (126.519) y también la baja en la afiliación correspondiente en el recibo de autónomos (41.686 personas).

Un sector castigado es el de los autónomos societarios, con una caída del 1,8% comparado con el último trimestre de 2019. 23.092 autónomos menos que con su sociedad correspondiente, que deja la cifra en 1.245.879, cuando hace unos meses era de 1.268.971 personas. Pero también personas físicas caen en esta crisis: 18.594 autónomos menos en el primer trimestre de 2020.

El número de autónomos ha sufrido una gran pérdida pasando de 3.267.428 autónomos en diciembre de 2019 a 3.225.742 autónomos en marzo de 2020. Esto supone un descanso del -1,3% (-41.686 personas). De ellos 23.092 son autónomos societarios (el 55%) y 18.594 son autónomos persona física.

Autónomos con personal a su cargo se han visto muy mermados. Tanto es así que las empresas dirigidas por autónomos y todos los que tienen trabajadores han reducido sus plantillas. Los autónomos que tienen más de 5 trabajadores han descendido en un 22,1%, la mayor caída del tamaño de empresa analizado en el informe de ATA. Las empresas de autónomos con 4 trabajadores han descendido en un 14,9% en el primer trimestre del año y las de 3 trabajadores en un 14,2%. Es destacable también que de los 222.683 autónomos con un trabajador que había a cierre de 2019, en marzo de 2020 se han registrado 203.645 autónomos, es decir, un descenso del 8,5% (-19.038 autónomos).

ATA solicita ayudas al sector

Lorenzo Amor, presidente de ATA ha mostrado su preocupación al respecto: “Nos parecía mala noticia en diciembre el descenso del 1,1% del empleo que generaban los autónomos en 2019. Nos quedamos ahora sin calificativos para este cruel varapalo de una caída de ese empleo del 14,4% en el primer trimestre de 2020”, ha asegurado. Asegura que “estamos ante una crisis sanitaria que tiene graves consecuencias en la economía y que acucia entre los más pequeños, aquellos que con mucho esfuerzo mantenían pequeñas empresas de hasta 5 trabajadores, empresas familiares y que sostienen la economía de muchas pequeñas localidades españolas”.

Ahora, lo que se demanda desde asociaciones como ATA son ayudas: “Necesitamos que se nos apoye y se nos ayude a salir de esta crisis de manera decidida: alargando el cese de actividad extraordinario con un criterio de descenso de ingresos, alargando los ertes hasta final de año, reduciendo trabas e impuestos a los que no recuperen su actividad normal en los próximos meses y prestando una atención especial y una gran sensibilidad a los autónomos que trabajan para las administraciones públicas para que no sufran morosidad y no añadan esta lacra a sus problemas”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *