El consejero de la Presidencia, Administración Pública e Interior y portavoz del Gobierno andaluz, Elías Bendodo (PP-A), no cree que los informes publicados por Sanidad sean reales. O al menos, ha puesto de manifiesto que los motivos, más allá de criterios de expertos, se acercan más a “motivos políticos”.

El consejero portavoz ha seguido defendiendo los informes de la Junta de Andalucía y ha dicho que el informe de Sanidad “certifica que hubo un criterio político” para tomar dicha decisión relativa a Granada y Málaga, ambas fuera de la Fase 1 hace dos semanas. Pero ha ido más allá, asegurando que “un Gobierno serio” no hace “informes arbitrarios, con argumentos vagos, sin consensuar con las autoridades” sanitarias de las comunidades autónomas.

Una de las razones esgrimidas por el Gobierno Central es la alta tasa de incidencia de Málaga y Granada hace catorce días. Ahora ha destacado que la tasa de casos positivos de coronavirus confirmados por PCR por 100.000 habitantes en los últimos 14 días se sitúa en Málaga en 2,6, y en Granada en 3,98. Y en el conjunto de Andalucía es de 1,96.

No se explica el consejero comunidades como el País Vasco con 11,4 por cada 100.000 habitantes oNavarra (19,8) o Aragón (20), sí estén en Fase 2. Incluso en Euskadi “se permite la movilidad entre provincias”, algo que no es posible en Andalucía, por ejemplo.

Desde la Junta de Andalucía se asumen errores y fallos pero se apela a la normalidad en estos días y acabar con la “tozudez” de mantener a dos provincias por detrás del resto cuando sus números son muy buenos. Aquí hemos”cometido errores desde Andalucía, pero el resumen es que hemos hecho las cosas razonablemente bien”. Es una de las razones por la que “nos duele con más dureza la decisión injusta y arbitraria del Gobierno central de dejar fuera de la fase 1 a las provincias de Málaga y Granada” cuando lo pidió inicialmente la Junta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *