andalucia-dependencia

La Consejería de Igualdad, Políticas Sociales y Conciliación ha destinado desde marzo de 2020 más de 74 millones de euros en ayudas extraordinarias para fortalecer el sector de los cuidados de la dependencia en Andalucía.

Una línea de financiación adicional durante la pandemia que ha permitido “dar viabilidad al sistema en estos momentos tan complicados que estamos viviendo, y atenuar así el impacto económico que ha tenido la crisis en la atención a la dependencia”, ha destacado el secretario general de Políticas Sociales, Daniel Salvatierra.

El responsable de Políticas Sociales ha subrayado el compromiso de su departamento con la atención a la dependencia, patente en la mayor partida presupuestaria de la historia de la comunidad, 1.741 millones de euros. Además, registrando un incremento superior a los 300 millones respecto a 2020 que habría permitido, por ejemplo, aumentar un 12,31% el precio hora del Servicio de Ayuda a Domicilio. Este estaba congelado desde hace 13 años, o incrementar en un 2,6% el precio plaza residencial durante este 2021.

“Este esfuerzo presupuestario, junto con el trabajo de todas las personas implicadas en el sector, ha llevado a Andalucía a ser la segunda comunidad autónoma mejor valorada en el Dictamen del Observatorio de la Dependencia”, ha detallado. Salvatierra ha destacado además en indicadores del IMSERSO menos personas con solicitud de dependencia fallecidas, descenso de personas pendientes de prestación o menor tasa de exceso de mortalidad en personas beneficiarias.

Lealtad y diálogo

Salvatierra ha señalado que “el entendimiento, la lealtad y el diálogo son el único camino posible para lograr la mejora del sistema de atención a las personas en Andalucía por la que ya trabaja la Consejería de Igualdad”. Un cambio de modelo que pasa por “una nueva regulación del modelo de atención a la dependencia, la modernización y digitalización del sector y la viabilidad económica del mismo”.

Así, ha alabado el trabajo desarrollado junto la patronal del sector de los cuidados durante los peores meses de la pandemia como “uno de los mejores ejemplos de la colaboración publico privada”, y la fórmula para garantizar esa sostenibilidad del sistema de la dependencia.