Carril-Bici

La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio que dirige Marifrán Carazo ha adjudicado a la empresa Geocaminos por 113.381 euros las obras que completarán el carril bici existente en el Distribuidor Norte de Granada (A-4006). Con esta actuación, se ganará cerca de 500 metros más a la vía ciclista que son necesarios para llegar a la segunda rotonda de acceso al centro comercial Granaita, en término municipal de Pulianas.

El Distribuidor Norte consta de 2,5 kilómetros de longitud y une la autovía A-44 (Motril-Granada-Bailén) con la carretera de Alfacar –y su conexión con la A-92–.  Este tramo se inauguró hace una década e incorporaba un carril bici para dotarlo de un carácter más urbano. Sin embargo, todavía faltaba un tramo de vía ciclista por desarrollar en esta carretera, también conocida como VAU-02.

bicicleta-ciclismo-granada
FOTO: Photographers Media

La ampliación del carril bici proyectado, que está financiado al 80 por ciento por los fondos europeos Feder, comienza en el paso peatonal oeste del tramo de la carretera A-4006, comprendido entre las dos rotondas de acceso al centro comercial Granaita y finaliza en el paso de cebra de dicho tramo que conecta con el carril bici.

La nueva vía ciclista tendrá una longitud de 448 metros y dispondrá de un ancho de 2,5 metros, igual que el ya existente, con bordillos enrasados con el pavimento. El trazado, con una leve pendiente del dos por ciento, discurrirá entre el acerado ya existente y la margen izquierda del arroyo El Barranquillo.

Carril-Bici
FOTO: Ayuntamiento de Granada

Su ejecución es posible ya que está dentro de las excepciones que permiten a la Consejería de Fomento ejecutar carriles bici, como es el hecho de actuar en dominio público viario autonómico. Con esa fórmula se han podido llevar a cabo proyectos de vias ciclopeatonales como los de la travesía de Cártama (Málaga), que se encuentra ya en la fase final de ejecución, o las conexiones, recientemente adjudicadas, de Tomares-Bormujos o Espartinas-Villanueva del Ariscal, en Sevilla. De esta manera, se ha buscado una alternativa a los escollos jurídicos por los que la Junta de Andalucía no podía ejecutar vías urbanas al ser una competencia exclusivamente municipal.