La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha hecho una publicación en el Boletín Oficial de la Junta de Andalucía (BOJA). La orden y las bases reguladoras del programa de Áreas de Regeneración y Renovación Urbana en Andalucía (ARRU). Así brinda la oportunidad a los ayuntamientos andaluces de más de 50.000 habitantes de optar a subvenciones para la rehabilitación de viviendas en barriadas. Este programa de subvenciones se pone en marcha con 38,6 millones de euros. Se prevé actuar en casi 2.500 viviendas de familias en una situación socioeconómica desfavorable y en mejoras de plazas y calles en las barriadas que resulten beneficiarias.

“Ahora es el momento de que los ayuntamientos presenten sus áreas de delimitación y sus propuestas. A partir de ahí, estas familias se podrán acoger a estas ayudas que contribuirán a transformar barriadas que demandaban desde hace años actuaciones integrales de este calado”, ha manifestado la consejera de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio, Marifrán Carazo. Uno de los ayuntamientos que puede pedir esta solicitud es el de Granada. Concretamente para la barriada de Santa Adela.

¿Qué tiene que hacer el Ayuntamiento de Granada para llevar a cabo este proyecto?

El Ayuntamiento de Granada dispone ahora de tres meses para presentar sus propuestas. Deben contar no sólo con la delimitación del área de intervención. También con una memoria económica que incluya una descripción detallada de las actuaciones. Un cronograma y un plan de realojo temporal si fuera necesario; un plan de intervención social; y el acuerdo del pleno municipal para asumir estas actuaciones, entre otros requisitos. Los consistorios deben asumir al menos el 15 por ciento del coste de las actuaciones subvencionables de rehabilitación de edificios y de viviendas.

Este programa de subvenciones financia entre el 65 y el 80 por ciento del coste total de las obras de rehabilitación, que abarcan un importante abanico de actuaciones. Así, se pueden solicitar estas ayudas para la mejora del estado de conservación de los inmuebles. Además de la mejora de la accesibilidad. Como la eliminación de barreras arquitectónicas o la instalación de ascensores, o para la mejora de la eficiencia energética y sostenibilidad. También se pueden optar a la ejecución de obras de accesibilidad o reurbanización de espacios públicos como pavimentación, jardinería, servicios de abastecimiento de agua, saneamiento, suministro energético o alumbrado, entre otras cuestiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *