La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha sacado a licitación, a través de la Agencia de Obra Pública, la construcción de una cubierta vegetal en el recinto de los talleres y cocheras del Metro de Granada, con un presupuesto base de siete millones de euros y un plazo de ejecución de doce meses una vez se adjudiquen los trabajos.

La consejera de Fomento en funciones, Marifrán Carazo, ha resaltado que la nueva cubierta no sólo servirá para preservar el material móvil frente a las inclemencias meteorológicas, sino también “para que el Metro de Granada sea un ejemplo claro de la Revolución Verde que desde hace un tiempo está emprendiendo el Gobierno andaluz, con mejoras encaminadas no sólo a tener un servicio de más calidad, sino que además sea sostenible y más respetuoso con el medio ambiente y el entorno”.

Futura estructura

La cubierta tiene como finalidad principal la adecuada protección y sombra de todo el material móvil del Metro de Granada, así como de los operarios que desarrollan su actividad diaria en la playa de vías, con el consiguiente aumento de la vida útil de los trenes y menor desgaste por exposición térmica de los vehículos. El diseño de la solución estructural y arquitectónica ha tenido en cuenta una serie de premisas que, además de las ventajas funcionales, buscan la optimización energética y medioambiental de la infraestructura de transporte metropolitano en Granada.

La estructura cubre el recinto de 9.000 metros cuadrados de los talleres y cocheras, con capacidad para las cuatro líneas en activo de la playa de vías y la flota completa de 23 trenes, cifra que incluye la futura ampliación prevista de ocho trenes más, actualmente en fase de fabricación. Se ha previsto una superficie suficiente, horizontal y vertical, que asegura que la zona disponga del resguardo necesario ante las inclemencias del tiempo.

Foto: Junta de Andalucía

Las empresas interesadas, que cuentan hasta el 6 de septiembre para presentar sus ofertas, tendrán que atender los requerimientos de la Metodología BIM exigidos en los pliegos de la Agencia de Obra Pública, lo que permitirá abordar con continuidad digital todo el ciclo de vida de la infraestructura, desde el diseño a la ejecución de las obras, y posteriormente su explotación y mantenimiento.