La Consejería de Salud y Familias ha informado de la formulación del Plan estratégico andaluz de vectores con incidencia en la salud. La finalidad será reducir las enfermedades transmitidas por vectores como mosquitos o garrapatas. Además, se potenciarán las medidas preventivas que permitirían anticiparse a la aparición de casos en humanos.

Las condiciones ambientales de Andalucía, favorables a la proliferación de ciertas especies de vectores, las rutas migratorias de aves, el cambio climático y la globalización. Estas son algunas de las causas por las que la incidencia y distribución de enfermedades transmitidas por vectores están sufriendo importantes modificaciones. Por ello, requieren de una Estrategia integradora de todas las administraciones implicadas. Además de una comunicación fluida y precisa a la población andaluza, tal como se manifestó en el reciente brote de Fiebre del Nilo Occidental.

Por ello, la elaboración de un plan estratégico en este ámbito es imprescindible de cara a abordar aspectos claves. Como son la caracterización de la presencia y distribución de vectores competentes en la transmisión de estas enfermedades. Principalmente diferentes especies de mosquitos o garrapatas; la presencia de virus emergentes en ellos. Además de la implantación de programas de vigilancia y control vectorial que sean eficaces para luchar contra la proliferación de estas especies de vectores. O la comunicación y coordinación con otras administraciones y la población.