Alpujarra granadina

La Consejería de Fomento, Articulación del Territorio y Vivienda ha recibido 14 ofertas de empresas interesadas en llevar a cabo las obras del nuevo acceso a la Alpujarra en su primer tramo entre el puente de Tablate y la planta embotelladora Aguas de Lanjarón.

El nuevo acceso a la Alpujarra por la carretera A-348 conectará con un nuevo trazado la autovía de Sierra Nevada (A-44) hasta la entrada a Lanjarón. Actualmente circulan por ella 3.600 vehículos, de los que una buena parte, un nueve por ciento es tráfico pesado. El nuevo recorrido se ejecutará en dos tramos y supondrá la eliminación de curvas, la ampliación de la calzada y la reducción del recorrido desde el puente de Tablate hasta Lanjarón.

El tramo en fase de adjudicación, con un presupuesto base de 10.524.550 euros, va desde el puente de Tablate, en las proximidades de la ermita de la Virgen de las Angustias, hasta la planta embotelladora de Aguas de Lanjarón, en una zona con topografía abrupta al estar a la falda de Sierra Nevada.

Posteriormente, el proyecto incluye un falso túnel de 70 metros y un viaducto de cinco vanos y 166 metros de longitud para salvar la vaguada existente. Una vez pasado el viaducto, se describen suaves curvas a izquierda y derecha para incorporarse en una tercera intersección a la carretera actual, que llegará hasta la zona industrial, donde está prevista una glorieta de 46 metros de diámetro exterior que facilite el acceso a la planta embotelladora de Aguas de Lanjarón y al polígono industrial El Tejar.

Alpujarra granadina
Foto: Junta de Andalucía

18 años de espera

 El proyecto de nuevo acceso a la Alpujarra se remonta a septiembre de 2004, cuando la Junta de Andalucía emitió una orden de estudio para redactar el acondicionamiento de la A-348. Tan sólo se redacto el proyecto de construcción en diciembre de 2008, pero la obra nunca se llegó a licitar, pese a estar recogida en los planes de infraestructuras.

La actual consejera de Fomento, Marifrán Carazo, anunció a final de 2020 que la Junta retomaría la actuación, si bien se partía de la base de un proyecto de construcción redactado hace más de una década y que se encontraba caducado. Dado el tiempo transcurrido desde la redacción del proyecto original y las numerosas modificaciones normativas en materia de trazado, drenaje y estructuras) se hizo necesario revisarlo.