Rogelio Velasco

El consejero Rogelio Velasco, ha hablado en el Parlamento sobre las ayudas para mantener la actividad de las pymes. Sectores del comercio, hostelería, artesanía y agencias de viajes triplican su cuantía inicialmente prevista. Pasarán de 1.000 a 3.000 euros, gracias a que la dotación aumenta de 46,1 a 138,3 millones.

Este refuerzo se debe a que la Junta “es sensible a la adversa situación que estos sectores vienen afrontando por la crisis económica derivada de la pandemia de la Covid-19”. Velasco ha asegurado que estos segmentos están siendo especialmente castigados por esta crisis sanitaria. De ahí que sea necesaria la adopción inmediata de medidas de excepción. De esta forma se pretende contribuir a “evitar el cierre definitivo de sus negocios. Además de la pérdida de empleo y el daño irreversible de una estructura productiva y social”.

Con este incremento del presupuesto global, las dos líneas de subvenciones previstas en el decreto ley modifican su montante. Así a la destinada al comercio minorista y al sector de la artesanía se le asigna un montante de 79,2 millones frente a los 26,4 millones inicialmente consignados. Mientras que la segunda amplía también su cuantía de los 19,7 millones originales a los 59,1 millones acordados. Estos recursos beneficiarán a la hostelería andaluza, que incluye los establecimientos de alojamientos turísticos, las agencias de viajes y los negocios de restauración.

¿Quiénes accederán a esta ayuda?

Para acogerse a estas ayudas se establece como requisito indispensable tener la condición de pyme. Es decir, contar con una plantilla inferior a los 250 trabajadores y un volumen de negocio anual no superior a los 50 millones. Entre otras condiciones, se encuentran la de conservar el domicilio fiscal en Andalucía, desarrollar la actividad con anterioridad al 14 de marzo y mantenerla vigente hasta el día de inicio del plazo de presentación de solicitudes. Asimismo, estas pymes tendrán que acreditar una caída de ventas o ingresos motivada por la pandemia de al menos un 20% en 2020 respecto a 2019 y demostrar que no se encontraban en situación de crisis a 31 de diciembre de 2019.