A veces el ser humano se comporta en el lado opuesto a los que se supone. En algunas localidades la policía local se está viendo obligada a pedir a los «visitantes» que «regresen a sus lugares de origen» para evitar males mayores en la crisis del coronavirus. Es lo que recoge, por ejemplo, este vídeo grabado en la localidad almonteña de El Rocío en la que se pueden ver decenas de coche aparcados en la puerta y las autoridades locales difundiendo el mensaje de la alcaldesa.

Son muchas las quejas de comunidades como Murcia o Andalucía que han visto incrementada su población con residentes de otras partes de España que han aprovechado el parón obligado por el estado de alarma para disfrutar de unas vacaciones en sus segundas residencias sin tener en cuenta el riesgo de propagación que pueden ocasionar.