Agentes de la Policía Nacional de Motril han desmantelado dos puntos de cultivo de marihuana a gran escala. En los que han incautado un total de 586 plantas. Además se han detenido a cuatro personas, tres mujeres y un varón en las localidades de Motril y Dúrcal.

Los agentes de la comisaría de Motril iniciaron investigaciones tras recibir
ciertas informaciones sobre la existencia de dos puntos de cultivo. Tras realizar las comprobaciones e indagaciones policiales necesarias, fijaron la ubicación de estos inmuebles. Obtuvieron indicios de la veracidad de las informaciones recibidas. Y tras ejecutar diferentes dispositivos de vigilancia, identificaron a las personas que accedían a ellos.

La investigación se dividió en dos operativos

El primer operativo fue en una vivienda situada en la barriada del
Varadero de Motril. Donde los agentes intervinieron 178 plantas de
marihuana distribuidas en dos habitaciones
. Todas ellas dotadas de todo el material necesario para favorecer su crecimiento y floración. La
planta de abajo contaba con una de estas habitaciones en la que los
agentes hallaron 147 plantas en diferentes estados de crecimiento y
floración
. En la segunda planta del inmueble fueron 31 las plantas
incautadas
en la habitación preparada para albergarlas.

Una semana más tarde, después de varios meses de investigación, en la
denominada Operación Arrayán. Entrada y registro del segundo inmueble, una casa unifamiliar situada en Dúrcal. En este domicilio localizaron una habitación situada en el sótano de la vivienda. La cual contaba con la instalación y utillaje necesarios para conseguir el hábitat adecuado para el cultivo de una plantación de marihuana a gran escala. En dicho garaje incautaron 408 plantas de cannabis sativa ya cortadas y en proceso de secado. De igual forma intervinieron 12.470 euros en efectivo que localizaron en poder de una de las investigadas.

A los cuatro detenidos se les supone también autores de delitos de
defraudación de fluido eléctrico. Una vez intervenidas las 586 plantas de marihuana, los policías desmantelaron las infraestructuras y trasladaron a los detenidos a la comisaría de Motril. Pasándolos posteriormente a disposición de la autoridad judicial.