Operacion-Fly-Policia-Nacional

La Policía Nacional ha detenido en Motril a un total de 14 individuos, 5 mujeres y 9 varones, todos de nacionalidad marroquí o española, de entre 26 y 45 años, contando con antecedentes policiales la mitad de ellos.

Se les imputa la comisión de los delitos de tráfico de drogas, pertenencia a organización criminal y defraudación de fluido eléctrico tras incautarles diversas cantidades de hachís, cocaína, marihuana y MDMA, además de localizar una plantación interior de marihuana en el interior de uno de los pisos registrados con 38 plantas de esta especie.

“Operación Fly” desarrollada en dos fases

La investigación de la denominada “Operación Fly” tuvo su inicio a finales del pasado año, momento en el que se tuvo conocimiento de la existencia de un posible grupo organizado que estaría dedicándose a introducir y vender sustancias estupefacientes en las barriadas motrileñas de Huerta Carrasco, San Antonio y Varadero.

En una primera fase de esta operación los investigadores se dedicaron a realizar las averiguaciones necesarias para conocer el modus operandi de la parte de la organización encargada de hacer llegar la sustancia estupefaciente, principalmente hachís, hasta la localidad de Motril y, por otra parte, ubicar los lugares donde dicha sustancia era almacenada en “guarderías” antes de pasar al siguiente escalón, dedicado a su venta y distribución al por menor. De este modo se realizó la detención de 6 individuos de nacionalidad marroquí, 4 varones y dos mujeres, los cuales eran los encargados de hacer llegar el hachís hasta la localidad costera. Paralelamente se efectuaron 4 registros en distintos inmuebles de la localidad donde se localizó una parte importante de todo el hachís aprehendido, además de varios miles de euros en metálico. Durante el desarrollo de esta fase también se interceptó un vehículo utilizado por la organización en el que se intervinieron 2,8 kilos de hachís oculto en su interior.

La segunda fase se centró en localizar y desmantelar los puntos de venta al por menor de las sustancias estupefacientes, así como en identificar y detener a sus responsables. En este caso los distribuidores pertenecían a un clan familiar asentado en Motril integrado por 5 varones y 3 mujeres, los cuales resultaron detenidos. El desarrollo de esta fase implicó el registro de cinco inmuebles donde, además de hachís, los agentes de policía aprehendieron diversas cantidades de resina de hachís, cogollos de marihuana, cocaína y MDMA. También fueron hallados varios miles de euros en metálico, un dron, una pistola simulada y una pistola de aire comprimido. Sumado a todo esto los policías desmantelaron en uno de los pisos registrados una plantación de interior perfectamente habilitada, hallando en su interior hasta 38 plantas de cannabis sativa.

Foto: Policía Nacional.

Más de 28 kilos de hachís y 38.500 euros en metálico y 14 detenidos

La suma de todo lo intervenido en ambas fases se concreta con la detención de 14 individuos de nacionalidad marroquí y española, presuntos integrantes de un grupo criminal dedicado al tráfico de sustancias estupefacientes, además de la intervención de más de 28 kilos de hachís, 64 gramos de resina de hachís, 825 gramos de marihuana, 38 plantas de cannabis sativa, cerca de 3 gramos de cocaína y cerca de 3 gramos de MDMA, junto con más de 38.500 euros en metálico, 3 vehículos, 3 teléfonos móviles, un arma de aire comprimido y otra simulada y un dron.

Tras ser puestos a disposición de la autoridad judicial, cuatro de los detenidos ya han ingresado en prisión.