Los agentes de la Policía Local de Pulianas intervinieron en la Urbanización de la Prado Mayor tras conocer que se celebraba un botellón. En dicha celebración contaba con la participación de 30 personas adolescentes. La investigación acabó con la interposición de diez denuncias.

El alcalde de la localidad, José Antonio Carranza, ha anunciado que a lo largo de esta Semana Santa se va a reforzar la vigilancia por parte de la Policía. De esta forma se podrá contrarrestar en actuaciones irresponsables.

“Los vecinos y vecinas de Pulianas están haciendo un ejercicio de responsabilidad enorme. Por ello, no podemos permitir que estas actuaciones perturben el bienestar de todos. Además que se pone en peligro la salud y la economía. En estos días intentaremos velar por la seguridad y el cumplimiento estricto de las medidas contra el Covid”, anuncia Carranza.