Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a una mujer española de 21 años de edad con antecedentes policiales como presunta autora de simulación de varios delitos tras haber presentado denuncia contra un octogenario, propietario de la vivienda que estaba ocupando, por allanamiento de morada, acoso sexual y exhibicionismo, hechos todos ellos que no habrían tenido lugar.

La denuncia interpuesta por la detenida, una mujer de 21 años de edad, reflejaba los hechos que supuestamente habrían tenido lugar el pasado día 5 de julio en la vivienda en la que reside junto a su hijo de dos años y su cuñada, una joven de 31 años. Según su relato, ese día sobre las 17:00 horas, el propietario de la vivienda habría accedido al domicilio, ubicado en una planta baja, a través de una ventana que comunicaba con un patio interior, que a su vez es colindante a una vivienda propiedad de un cuñado suyo.

Una vez en el interior el denunciado habría sorprendido a la mujer junto con su hijo menor mientras dormían la siesta, bajándose el pantalón y la ropa interior para mostrar sus partes íntimas y proponerle relaciones sexuales a cambio de la propiedad del piso, todo ello en presencia del menor de edad que se encontraba despierto. Ante esta actitud la joven se habría alterado, comenzando a gritar y a manotear para expulsar al intruso de la habitación. Seguidamente su cuñada y compañera de piso junto con una amiga, que se encontraba en la vivienda circunstancialmente, entraron en la habitación y vieron al denunciado semidesnudo, el cual se subió los pantalones apresuradamente para huir a través de la ventana.

Las pesquisas llevadas a cabo por la policía determinaron que el propietario de la vivienda es un varón, de 80 años de edad y con serios problemas de movilidad debido a una lesión lumbar que le imposibilitan acceder a través de una ventana a un domicilio. Igualmente el día de los hechos esta persona no se encontraría en el lugar ya que reside en otra provincia y recuerda que vino a Granada el día seis porque el día siete tenía un juicio por usurpación de su inmueble por parte de la otra moradora ilegal del mismo y presunta testigo de los hechos.

La Jefatura Superior de Policía de Andalucía Oriental reclama a los detenidos/investigados los gastos de las investigaciones, que, de media alcanzan de 200 a 1000 euros, quienes además deben hacer frente al procedimiento judicial.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *