Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 62 años de origen español sin antecedentes policiales. Presunto responsable de un delito de acoso reiterado contra un antiguo paciente que lo denunció por un trabajo mal realizado. Hecho que fue confirmado por sentencia judicial dictada en 2018.

La investigación se inició a partir de una denuncia interpuesta por la víctima. Manifestó estar recibiendo continuos correos electrónicos, sms y llamadas por parte de multitud de empresas que le ofrecían información sobre sus productos o citas para asistir a las mismas. También encontró un perfil falso en una aplicación de internet. Cuyo nombre tenía datos coincidentes con el suyo y además se incluían varias fotografías de su persona.

Según había averiguado el acoso informático y telefónico lo propició el
hecho de que alguien introdujo sus datos en multitud de formularios de solicitud de información o citas de páginas webs de clínicas, compañías de seguros, empresas de telefonía y otras. Además, utilizando el perfil falso con sus datos encontró reseñas negativas sobre diversos establecimientos. Algunos de ellos ubicados cerca de su domicilio y otros relacionados con él. Con la clara intención de hacerle quedar mal ante estos comercios.

El denunciante desconocía quien había detrás del acoso, ya que utilizaba el
anonimato que le permitía actuar a través de internet. Pero sospechaba del
propietario de una clínica con quien tuvo un problema derivado de un trabajo mal realizado
del que no se quiso responsabilizar.

Las gestiones policiales realizadas por agentes de la Brigada de Policía
Judicial de Granada les llevaron a obtener diversos indicios que permitieron identificar y detener al presunto autor del acoso y vinieron a confirmar las sospechas del acosado.