La Policía Nacional ha detenido en Granada a un varón de 48 años y nacionalidad española. Presunto autor de un delito de tráfico de drogas, tras ser sorprendido mientras conducía una furgoneta con cerca de 100 kilos de cogollos y picadura de marihuana envasados al vacío. La cual acababa de ser cargada y se disponía a abandonar la zona norte de la ciudad.

La investigación se llevó a cabo gracias a los agentes especializados en la lucha contra el tráfico de drogas. Esta investigación culminó con el establecimiento de un dispositivo de vigilancia en la zona norte de la ciudad. Pues tenían conocimiento de que había una posible venta de marihuana a gran escala. Los agentes localizaron una furgoneta de gran
capacidad que circulaba de forma errática por una de las principales
avenidas del distrito norte de Granada.

La narración de los hechos

Lograron alcanzar una zona de aparcamiento cercana a un bloque de pisos, lugar donde fue estacionada y cargada rápidamente por varios jóvenes que portaban hasta once bolsos, de tamaño considerable y color negro que depositaron en su interior. Seguidamente, el conductor inició la marcha para salir de la zona por el mismo camino utilizado a la ida. Ahí fue interceptado por los agentes tan sólo unos instantes después.

El registro del vehículo utilizado, dio como resultado el hallazgo de 11 bolsos de tela de color negro. En cada uno de ellos, excepto dos, se encontraron seis bolsas de plástico termoselladas con un peso superior a los 9 Kilos cada una, conteniendo cogollos de marihuana. En otro de los bolsos negros sólo había tres bolsas, con un peso total cercano a los cinco kilos.

Finalmente, en el último bolso, se localizaron 7,5 kilos de picadura de marihuana en una única bolsa de plástico, también termosellada. La suma de los cogollos y la picadura de marihuana aprehendida alcanzó una cifra cercana a los 100 kilos.