Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo en el último mes varios dispositivos contra la producción de marihuana a gran escala en el interior de viviendas. En los cuatro últimos meses se han desmantelado nueve plantaciones. En las que se han requisado un total de 817 plantas de marihuana en pleno crecimiento.

Los presuntos responsables de estos cultivos, cuatro varones y una mujer ya se han encontrado. Se les adjudican dos delitos, uno contra la salud pública y otro de defraudación de fluido eléctrico.

Estas investigaciones la desarrollan agentes de la Comisaría de Distrito Sur de Granada. Semanas previas a la ejecución de estos cuatro dispositivos, habían recibido ciertas informaciones. Estas informaciones derivaban a la existencia de plantaciones de marihuana a gran escala en una casa cercana a Cenes de la Vega y el Zaidín. Además, se contó con el apoyo de la empresa ENDESA para la afirmación del delito contra el fluido eléctrico.

Las diferentes operaciones

La Operación Aqua se desarrolló en una casa de Cenes de la Vega. En cuyo sótano se halló una plantación con 154 plantas de marihuana que fueron intervenidas. Un varón de 50 años con antecedentes policiales resultó detenido durante la Operación Polinium. En el que los agentes incautaron un total de 181 plantas que estaban repartidas en 91 y 90 en la segunda habitación. En la Operación Rengo los policías localizaron tres habitaciones con 112, 78 y 142 plantas respectivamente. Además se incautaron de las 332 plantas de marihuana contadas en este inmueble.

Todos los cultivos estaban dotados de los elementos e infraestructura
necesarios para favorecer el crecimiento y producción de las plantas, los
cuales fueron inutilizados por los policías.