Agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo un nuevo operativo contra la producción a gran escala de marihuana y la defraudación de fluido eléctrico. En la “Operación Sofía” han sido ocho las viviendas registradas. En las que se han descubierto un total de 5 plantaciones de marihuana, habiéndose incautado 1.013 plantas de cannabis sátiva. Además, se han inspeccionado 170 instalaciones eléctricas. Contando 32 de las mismas con enganches ilegales, habiendo resultado detenidas 2 personas.

La “Operación Sofía” se ha desarrollado en dos fases consecutivas a lo
largo del mes de marzo. Durante la primera fase de la operación se llevaron a cabo 6 registros en distintos inmuebles. En un mismo bloque se registraron tres pisos distintos, resultando que todos ellos poseían enganches ilegales a la red. Y en uno de ellos, acababa de cortarse una plantación de marihuana. Sin embargo, en otro de los registros practicados, los agentes se incautaron de 207 plantas con un avanzado estado de desarrollo vegetativo.

En la segunda fase fueron dos los registros practicados. En el primero de
ellos, los policías hallaron tres plantaciones perfectamente equipadas con
los sistemas necesarios de iluminación y ventilación. Estas estaban compuestas por 87, 154 y 78 plantas, todas con un elevado grado de desarrollo. En el segundo de los registros se halló una plantación, con similares condiciones de cultivo, integrada por 487 plantas de la misma especie.

Los agentes de policía han llevado a cabo la inspección de 170 instalaciones de suministro eléctrico en la misma zona. El resultado de dichas inspecciones se ha saldado con el descubrimiento y desmontaje de 32 enganches ilegales. El dispositivo aún sigue abierta, sin que se descarten más detenciones de las dos ya efectuadas.