policia-marihuana

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 20 años como presunto responsable de varios cultivos interiores de marihuana alojados en el interior de cinco habitaciones escondidas dentro de tres pisos. Los agentes han desmantelado la infraestructura que mantenía las cinco plantaciones. Además, han localizado tres conexiones ilegales a la red eléctrica y han incautado más de 400 plantas de marihuana. También han intervenido 90 gramos de cogollos de la misma sustancia.

Semanas atrás los investigadores iniciaron las pesquisas tras haber recibido cierta información sobre la posible existencia de plantaciones ilegales de marihuana en un bloque del Polígono Cartuja de Granada. En el primero de los pisos registrados, los agentes encontraron que su interior estaba perfectamente habilitado para el cultivo a gran escala de marihuana.

Aparentemente, la plantación ya se había cortado y recolectado recientemente. Al inspeccionar la cocina de la vivienda, se encontraron 90 gramos de cogollos de cannabis sátiva en el interior de un bol. Los agentes procedieron a su intervención.

En un segundo inmueble se localizaron cuatro habitaciones habilitadas como plantaciones. En total, se hallaron 315 plantas de marihuana. En un tercer y último registro, los policías localizaron en el interior de un piso, también en la primera planta, una plantación totalmente equipada conteniendo otras 95 plantas de la misma especie. En relación con estas plantaciones, resultó detenido un varón de 20 años y nacionalidad española, el cual no poseía antecedentes policiales previos.

Presunto fraude eléctrico

La colaboración de los técnicos de la compañía ENDESA, habitual en estos casos, consiguió detectar varias anomalías en el cuarto de contadores del bloque donde se ubicaban los tres inmuebles registrados. Se constató un consumo energético excepcionalmente alto.

Tras realizar una inspección detallada se localizaron finalmente hasta tres conexiones ilegales que suministraban electricidad a las plantaciones desmanteladas. Dichas conexiones ilegales se habían disimulado escondiendo el cableado tras una doble pared del cuarto de contadores. Debido a estos hechos, al presunto responsable de los cultivos, además del delito de tráfico de drogas, se la imputado otro de defraudación de fluido eléctrico.