El pasado miércoles 3 de febrero la Policía tuvo que realizar un dispositivo para comprobar si se cumplían las normas de seguridad en los establecimientos de ocio.

Los agentes patrullaron la calle Pintor Velázquez. Lugar donde habían recibido algunas llamadas alertando el incumplimiento de algunas normas sanitarias. La mayoría de las denuncias eran por no usar las mascarillas obligatorias o el consumo de alcohol en la vía pública.

Entonces, los agentes realizaron una inspección en uno de los establecimientos de ocio de esa misma calle. Ahí comprobaron que las personas reunidas en ese establecimiento incumplían las normas de distanciamiento social. Además, superaba el límite de aforo máximo permitido. Se consiguieron desalojar a las 84 personas que yacían en el interior y el posterior cierre del establecimiento.

Por último, se procesó una denuncia en contra del establecimiento por infracción al Real Decreto-ley 21/2020, de 9 de junio de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis
sanitaria ocasionada por el COVID-19. Además de no presentar la documentación que acredite el seguro de responsabilidad civil.