La Policía Nacional ha llevado han llevado a cabo un nuevo operativo contra el cultivo de marihuana a gran escala y la defraudación de fluido eléctrico. La “Operación Noa” se ha desarrollado en la barriada de la Casería de Montijo. Allí se detiene al presunto culpable, un varón de 32 años con antecedentes policiales.

En el registro domiciliario realizado ha quedado desmantelada una plantación de marihuana a gran escala. Además, encuentran 150 plantas de marihuana y un fusil AK-47, aparentemente simulado.

Dos meses atrás los agentes iniciaron la “Operación Noa”. Una investigación
relacionada con cierta información recibida acerca de la existencia de un
piso situado de la barriada de la Casería de Montijo que podría albergar
en su interior una plantación de marihuana. En las primeras gestiones los
policías se hicieron acompañar por efectivos de ENDESA. Las indagaciones
se completaron con vigilancias y otra serie de pesquisas llevadas a cabo
por agentes de la Comisaría de Distrito Norte de Granada.

El inmueble no registraba signos de habitabilidad y mantenía en todo
momento sus ventanas completamente cerradas. Unos datos que apuntaban a su presumible utilización únicamente como cultivo interior de cannabis a gran escala.

Los agentes establecieron un dispositivo formado por policías de diferentes unidades. Además, realizaron un registro en el interior del piso, cuyo resultado fue la intervención de un fusil AK-47, aparentemente simulado. Así como dos habitaciones completamente habilitadas, contando con la instalación y medios necesarios para favorecer el cultivo de marihuana en el interior del piso. En la primera habitación se incautaron 50 de estas plantas y en la segunda fueron 100 las plantas intervenidas, sumando un total de 150.