policia-nacional

Dentro del Plan Integral de Seguridad Norte, agentes de la Policía Nacional de Granada han llevado a cabo un dispositivo policial localizado en la calle Molino Nuevo en el que han inspeccionado 27 viviendas, de las cuales cerca del 90% contaban con conexiones ilegales a la red de suministro eléctrico, extremo verificado por personal de la empresa Endesa.

Además, los agentes han llevado a cabo tres entradas y registro en sendas viviendas las cuales también contaban con “enganches ilegales” y se habían dotado de la infraestructura necesaria para albergar plantaciones de cannabis sativa a gran escala. En ellas han localizado casi 2.700 plantas de marihuana y 16 kilos de cogollos de marihuana ya secos y preparados para su envasado y distribución.

Cerca de un 90% de las viviendas estaban conectadas ilegalmente

En el marco del Plan Integral de Seguridad Norte y más concretamente en la investigación y persecución de los delitos de defraudación de fluido eléctrico y del cultivo in door de marihuana a gran escala en el Distrito Norte de Granada, agentes de la Comisaría de Distrito Norte y del Grupo de Estupefacientes, junto con la Unidad de Prevención y Reacción -U.P.R.- y la Brigada Provincial de Policía Científica, acompañados de personal técnico especializado de la empresa Endesa, han llevado a cabo un dispositivo policial, centrado en la calle Molino Nuevo, durante el que se han inspeccionado 27 viviendas, comprobando que 24 de ellas disponían de conexiones ilegales a la red de suministro eléctrico, lo que supone cerca de un 90% de las viviendas controladas.

Marihuana intervenida a en todas las fases de su procesado

Durante la operación, los agentes han llevado a cabo tres entradas y registro en otras tantas viviendas que se habían constituido previamente como centros de cultivo de cannabis sativa a gran escala, siendo incautadas 2.697 plantas y 16 kilos de cogollos de marihuana ya secos y preparados para su envasado y distribución. Además, las plantas intervenidas se hallaban en todas las distintas fases del proceso de producción.

En este sentido, en una de las viviendas registradas, se ha localizado un “viviero” con 2.100 plantas en sus primeros estadios de crecimiento –esquejes-, mientras que en otra de las viviendas se hallaba el “secadero” en el que se produce el último estadio previo al envasado y distribución de la droga para el consumo, lugar donde se han incautado los 16 kilos de cogollos secos. Para todo ello, contaban con el material e infraestructura necesarios para favorecer la producción de la marihuana en cada una de las fases de procesado en la que se encontraba.

Por el momento, han sido seis las personas identificadas por la defraudación del fluido eléctrico, mientras que los investigadores continúan con las pesquisas para identificar y detener a los responsables de los cultivos ilegales localizados, en los cuales no se encontraba ninguna persona en el momento de la intervención policial