Vehiculo-recuperado

Agentes de la Policía Nacional de Granada han desmantelado una organización criminal que estaría dedicada a falsificar documentos para traficar ilegalmente con vehículos importados a España. Por el momento han identificado a cuatro de sus componentes, resultando detenido un varón de 34 años de nacionalidad marroquí con antecedentes policiales y han recuperado dos vehículos, el primero sustraído en Francia y el segundo en Alemania.

Los investigadores iniciaron las pesquisas meses atrás, en torno a una organización que estaría dedicada a realizar falsificaciones en las documentaciones de vehículos para traficar internacionalmente con ellos.

Vehiculo-recuperado
Foto: Policía Nacional

Vehículos alquilados y sustraídos en Francia y Alemania

Los turismos se alquilaban en los países de origen, Francia y Alemania y eran conducidos hasta territorio español donde se iniciaban los trámites para su importación. Previamente se falsificaban sus documentaciones para no dejar rastro documental de los mismos.

Una vez obtenida la documentación española y la matrícula. La organización dejaba de pagar los alquileres, momento en el que las empresas propietarias de los vehículos interponían las correspondientes denuncias en sus países, tanto por el robo de los automóviles, como por el impago de los alquileres.

Vehiculo-recuperado
Foto: Policía Nacional

Identificados cinco presuntos miembros de la organización

Por el momento, agentes del Grupo de Crimen Organizado de la Brigada Provincial de Policía Judicial de Granada han detenido a un varón de 34 años de nacionalidad marroquí con antecedentes policiales, el cual ya ha pasado a disposición de la autoridad judicial, y han identificado a otros cuatro presuntos implicados de edades entre los 22 y los 42 años y nacionalidades belga y española. Además, han localizado e intervenido dos vehículos, uno sustraído en Francia y el otro en Alemania, cuyos importes superan los 70.000 euros, a los que se suman las deudas ocasionadas por los impagos de los alquileres, por lo que uno de ellos se encuentra pendiente del abono de más de 3.500 euros.

Durante la investigación han contado con la colaboración de la Oficina INTERPOL Madrid.