vehículo-policial

La Policía Nacional ha detenido en Granada a dos varones de 37 y 42 años de edad y nacionalidad española, los cuales tienen antecedentes policiales como presuntos autores de un delito de revelación de secretos ambos, uno de ellos además por coacciones, tras haber difundido a través de las redes sociales fotos y videos de contenido sexual de una amiga sin su consentimiento expreso. Los detenidos ya han sido puestos a disposición de la autoridad judicial.

La víctima envió fotos y videos de contenido sexual a un amigo

La investigación de estos hechos comenzó tras recibir en dependencias policiales la denuncia de una mujer de 32 años a mediados del pasado mes de agosto en la que manifestaba haber enviado fotos y videos de carácter íntimo de manera libre y voluntaria a un amigo suyo, recibiendo unos meses más tarde una serie de mensajes que le hacen pensar que dichas fotos y videos habían sido difundidas a través de las redes sociales. Entre las personas que contactaron con la víctima, a través de las redes sociales o mensajería instantánea, se encontraba su expareja, el cual le dirigió palabras denigrantes a la vez que le informaba de que muchas personas en el barrio habían visto sus vídeos.

Durante el transcurso de la investigación se logró identificar al amigo de la víctima y primer receptor de las fotos y videos en cuestión, un varón de 37 años y nacionalidad española, el cual habría sido el primer difusor de estos archivos entre su grupo de amistades. Por este motivo ha sido imputado como presunto autor de un delito de revelación de secretos, ya que no contaba con la autorización expresa de la víctima para realizar dicha difusión.

Coaccionada para mantener relaciones sexuales bajo amenaza de su difusión generalizada

El segundo de los detenidos, un varón de 42 años y amigo de la expareja de la víctima, envió a la víctima varios mensajes a través de una conocida red social, informándola de haber visto los videos protagonizados por ella y solicitándole su número de teléfono. Una vez conseguido dicho número, esta persona comenzó a solicitarle el mantener relaciones sexuales de forma insistente, negándose categóricamente la denunciante en múltiples ocasiones.

El presunto autor realizó numerosas llamadas telefónicas, que fueron rechazadas por la víctima, hasta que unos días más tarde recibió una en la que de manera expresa se le amenazaba con la difusión de los videos con la intención de que los viera todo el mundo si no atendía sus requerimientos de mantener relaciones sexuales con él. Esta persona ha sido imputada, además de la presunta revelación de secretos, de un presunto delito de coacciones. Los dos varones han quedado en libertad con cargos y pendientes de su comparecencia en juicio cuando sean citados por la autoridad judicial.