policia-nacional

Agentes de la Policía Nacional han detenido en la zona sur de Granada a un varón de 26 años, de nacionalidad española y sin antecedentes policiales previos como presunto autor de los delitos de apropiación indebida, falsedad documental y usurpación tras haberse apoderado de 1.400 euros destinados al pago de varias multas acumuladas por un familiar lejano por infringir el primer confinamiento, cuyo importe fue facilitado por la víctima y abuela del infractor, la cual fue engañada aportando varios justificantes de pago falsificados. El detenido ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.

2.800 euros en multas por infringir el confinamiento

Los hechos se remontan a los meses del primer confinamiento decretado para luchar contra la actual pandemia, cuando un joven acumuló una serie de infracciones administrativas por infringir esta medida, llegando a sumar estas la cantidad de 2.800 euros, pero pudiendo quedar reducida esta cantidad  a la mitad si se efectuaba el pago de una forma pronta.

Tras tener conocimiento de este hecho la abuela del joven infractor, una anciana octogenaria, se ofreció a aportar el dinero para efectuar el pago de la cantidad minorada originada por las mencionadas infracciones. Para ello la víctima hubo de solicitar el préstamo de esta cantidad a otros familiares.

Un familiar lejano se ofreció para gestionar el pago

Para gestionar el pago de los 1.400 euros la abuela confió en la gestión de un familiar lejano, el ahora detenido, confiando en sus conocimientos como abogado, aunque sin ejercicio en la actualidad, quien se habría ofrecido para realizar los trámites oportunos ante la administración. De esta forma, y atendiendo a lo acordado, a finales del mes de mayo del pasado año el voluntarioso gestor recibió la cantidad de 1.400 euros para saldar la deuda contraída.

La investigación demostró la falsedad de los documentos

A finales del mes de mayo la víctima solicitó de este gestor la entrega de los justificantes de pago, recibiendo varios documentos con el membrete de la Delegación de Economía y Hacienda en Granada con un sello que rezaba como “pagado”. No obstante, recientemente el nieto de la víctima recibió tres nuevas notificaciones en las que se le instaba al pago de las multas referidas, con la particularidad de que ya había transcurrido el plazo de bonificación por lo que la cuantía quedaba fijada en 2.800 euros.

Tras poner en conocimiento de estos hechos a los agentes de policía comenzó una investigación, la cual consiguió demostrar la falsedad de los documentos presentados como recibos de pago a través de diversas gestiones realizadas con la Subdelegación del Gobierno en Granada y una sucursal bancaria de la capital.

El detenido ya ha sido puesto a disposición de la autoridad judicial.