Agentes de la Policía Nacional han detenido en Granada a un varón de 34 años de nacionalidad española sin antecedentes policiales como presunto responsable de la pérdida del sentido de la visión en un ojo que sufrió un joven al que habría golpeado con un vaso de cristal. La agresión ocurrió de madrugada en un conocido pub situado en el distrito centro de la ciudad.

Agentes del Grupo de Homicidios de Granada tuvieron conocimiento del suceso al recibir una denuncia en la que el padre de la víctima informaba de una agresión padecida por su hijo tras sufrir el impacto de un vaso de cristal en el rostro que tuvo lugar cuando se encontraba en el interior de un conocido pub del centro de la ciudad. El presunto autor se trataba de un desconocido con el que no llegó a intercambiar palabra alguna.

Lesión grave

Según narró el joven agredido, se encontraba en un reservado del local de ocio cuando un varón, que estaba en el reservado de al lado, cayó al suelo junto a él, posiblemente fruto de la ingesta de alcohol. Acto seguido el personal de seguridad del establecimiento acompañó a la calle a esta persona. Mientras tanto, uno de los acompañantes del varón comenzó a increparlo acusándolo de que habían echado a su amigo por su culpa. Sin mediar ni una palabra y de forma sorpresiva, otro componente del grupo le golpeó con un vaso en el ojo ocasionándole un abundante sangrado y finalmente la pérdida del sentido de la vista en el mismo.

Foto: Policía Nacional

El perjudicado fue inmediatamente trasladado a un centro hospitalario donde quedó ingresado para ser tratado por las graves lesiones que presentaba, siendo intervenido quirúrgicamente en varias ocasiones, hecho que no pudo evitar la pérdida del sentido de la vista.

Por su parte, los investigadores recuperaron la grabación de las cámaras de seguridad del establecimiento en las que quedó reflejado todo lo ocurrido. Además, obtuvieron diversa información que, una vez analizada y completada, permitió la plena identificación del presunto agresor. Su detención tuvo lugar poco después, cuando él mismo, conocedor de que estaba siendo buscado por la policía, se personó en la Comisaría Provincial, siendo posteriormente puesto a disposición de la autoridad judicial.