Policia-Nacional-Patrulla

En el marco de un dispositivo policial contra los robos con fuerza en establecimientos y domicilios situados en el centro de Granada, agentes de la Policía Nacional recibieron una llamada en el CIMACC-091 que derivó en la detención de tres varones de entre 21 y 25 años, de nacionalidad marroquí, todos ellos con antecedentes policiales, cuando se encontraban forzando la cerradura de la puerta de una inmobiliaria, a la que no llegaron a acceder, con una barra de hierro con la punta afilada, que les fue intervenida.

En torno a las dos de la mañana, se recibió una llamada en la central CIMACC-091 en la que una persona informaba que, desde la ventana de su domicilio, estaba observando a tres varones que intentaban acceder al interior de una inmobiliaria situada en el centro de la ciudad, apalancando la cerradura con una barra de hierro. Era la tercera noche que alguno de ellos lo intentaba y que cesaba en su empeño cuando escuchaba los golpes que un vecino daba contra su ventana para ahuyentarlos.

Es de resaltar la importancia de la colaboración ciudadana en la lucha contra la delincuencia, ya que una simple llamada de teléfono de la Policía Nacional, CIMACC-091 alerta a los agentes acerca del lugar y el momento concretos de las actuaciones de los delincuentes y pueden dar una respuesta inmediata y más eficaz.

Los policías se dirigieron hacia el lugar indicado, del que, junto con otras unidades, se encontraban próximos, formando parte de un dispositivo específico contra los robos con fuerza en establecimientos y domicilios cometidos de madrugada en el centro de la ciudad. A su llegada no localizaron a ninguna persona, por lo que se marcharon, quedándose a una distancia prudencial y unos minutos más tarde volvieron al lugar donde esta vez sí localizaron in fraganti a los tres jóvenes en pleno robo y procedieron a su detención trasladándolos a dependencias policiales, junto con la barra de hierro, cuya punta había sido afilada. El inmueble quedó dañado, aunque no llegaron a forzar la cerradura.

Los tres arrestados se encontraban en el país en situación administrativa irregular, uno de ellos tenía con un acuerdo de devolución decretado en Cádiz, y los otros dos contaban con varias reclamaciones policiales y judiciales decretadas en ciudades tan distantes como Barcelona, Vitoria o Tarrasa. Todos ellos han pasado ya a disposición de la autoridad judicial.