Vehículos-policiales

Agentes de la Policía Nacional de las ciudades de Granada y Motril han llevado a cabo durante el pasado mes de septiembre, la detención y puesta a disposición de las autoridades judiciales de 49 personas con reclamaciones de carácter judicial o policial, con causas judiciales abiertas o bien pendientes de su ingreso en prisión tras una sentencia firme.

 Colaboración con autoridades judiciales nacionales e internacionales

Como parte de las funciones de la Policía Nacional se encuentra la colaboración con las diferentes autoridades judiciales, a nivel nacional e internacional, en el cumplimiento de sus objetivos. De esta forma, los agentes de policía realizan una búsqueda incesante sobre aquellos individuos que tienen causas abiertas en cualquier juzgado del territorio nacional, además de aquellos sobre los que ha recaído una sentencia firme de ingreso en prisión y se encuentran huidos de la justicia. La colaboración a nivel internacional se concreta en la búsqueda, localización y detención de individuos buscados por otros países. Aunque normalmente existen detenciones de individuos reclamados por autoridades judiciales fuera de nuestras fronteras, cabe señalar que durante el pasado mes de septiembre no ha tenido lugar ninguna detención de este tipo.

Vehículos-policiales
Foto: La Policía Nacional

49 detenidos en Granada y Motril con causas pendientesDurante el pasado mes de septiembre han sido detenidas 49 personas reclamadas por las autoridades judiciales del territorio nacional. La captura de estos fugados ha resuelto 54 reclamaciones que estaban pendientes, debido a que algunos de ellos acumulaban más de una de estas requisitorias, por uno o varios juzgados. Del total de detenidos, 43 lo han sido en Granada, donde se han cesado 47 reclamaciones, 6 en Motril quedando dadas de baja 7 reclamaciones nacionales, mientras que en la localidad de Baza y durante este noveno mes no se han producido detenciones de este tipo.

La mayoría de las infracciones cometidas, las cuales han ocasionado estas reclamaciones judiciales y policiales, han tenido su origen en la comisión de delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, sobre todo robos con fuerza, hurtos y estafas. No obstante, existe una variada tipología que va desde la violencia de género hasta la conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas.