Agentes de la Policía Nacional de las ciudades de Granada y Motril han llevado a cabo durante el pasado mes de junio, la detención y puesta a disposición de las autoridades judiciales de 60 personas con reclamaciones de carácter judicial, con causas judiciales abiertas o bien pendientes de su ingreso en prisión tras una sentencia firme. La suma total de estas requisitorias, que ya han sido cesadas, alcanza las 65, ya que alguna de estas personas contaba con más de una de estas reclamaciones en vigor.

La mayoría de las infracciones cometidas, las cuales han ocasionado estas reclamaciones judiciales y policiales, han tenido su origen en la comisión de delitos contra el patrimonio y el orden socioeconómico, sobre todo robos con fuerza, hurtos y estafas. No obstante, existe una variada tipología que va desde la violencia de género hasta la conducción bajo los efectos del alcohol o las drogas.

Cabe destacar que en el caso de Granada capital, de entre los 52 detenidos por reclamaciones judiciales, 10 de ellos han sido entregados para su ingreso en prisión.