Policia-Nacional-Marihuana

En el marco del Plan Integral de Seguridad Norte, agentes de la Policía Nacional han llevado a cabo una operación contra la defraudación de fluido eléctrico y el delito que, en ocasiones va aparejado, de cultivo de marihuana en interiores, in door, a gran escala, el cual se ha desarrollado en la barriada Rey Badis.

En este dispositivo, el 94% de las 83 viviendas inspeccionadas contaba con “enganches ilegales” a la red de suministro eléctrico, siendo identificadas cinco personas por tal motivo. La actuación se realizó junto con técnicos de Endesa. Además, los agentes desmantelaron seis plantaciones de marihuana en dos pisos registrados incautándose 616 plantas de cannabis sátiva. La investigación continúa abierta para identificar a los responsables de los cultivos.

Policia-Nacional-Marihuana
Foto: Policía Nacional.

El 94% de las viviendas controladas tenían “enganches ilegales”

En el marco del Plan Integral de Seguridad Norte y más concretamente en la investigación y persecución de los delitos de defraudación de fluido eléctrico y del cultivo de marihuana a gran escala en el interior de inmuebles que se investigan en el Distrito Norte de Granada, agentes de la Comisaría de Distrito Norte y del Grupo de Estupefacientes, junto con la Unidad de Intervención Policial -U.I.P.- y la Brigada Provincial de Policía Científica, acompañados de personal técnico especializado de la empresa Endesa, han llevado a cabo un dispositivo centrado en la Barriada Rey Badis durante el que han inspeccionado 83 viviendas, comprobando que el 94% de las mismas, concretamente 78, disponían de conexiones ilegales a la red de suministro eléctrico, hechos por los que han sido identificadas cinco personas.

Registrados dos inmuebles y descubiertas seis plantaciones de marihuana a gran escala

También se practicaron los registros de dos viviendas las cuales se habían constituido como centros de producción de marihuana a gran escala, no conformando domicilio ninguna de ellas, e incluso ambas carecían de los elementos básicos de habitabilidad. Por otro lado, lo que sí contenían era toda la instalación necesaria para favorecer el crecimiento y floración de las plantas de marihuana.

En el primer inmueble se localizaron cuatro habitaciones con un número de plantas repartidas igualitariamente entre las estancias que sumaban alrededor de las 320 plantas. En la segunda vivienda fueron otras dos las habitaciones dedicadas a albergar estos cultivos con cerca de 300 plantas incautadas, hasta alcanzar el total de las 616 plantas intervenidas. Ambos pisos estaban conectados ilegalmente a la red de suministro y no se halló a ninguna persona en su interior. Por este motivo, los agentes, tras desmantelar los seis centros de producción de marihuana, continúan con las indagaciones para la localización de los responsables de estos cultivos ilegales.

Los agentes ya han dado cuenta a la autoridad judicial del resultado de la operación llevada a cabo.